Era la última vuelta del Gran Premio de Australia. El McLaren de Heikki Kovalainen acababa de adelantar al Renault de Fernando Alonso y se había situado en cuarta posición. El asturiano se resignaba al quinto lugar pero entonces... Kovalainen cometió un error imperdonable.

El finlandés pulsó sin querer el limitador de velocidad para el pit-lane y su McLaren perdió velocidad drásticamente. Alonso, que no se lo podía creer, le adelantó por la derecha y recuperó su cuarta posición. "Otro que pulsa el limitador. Ha sido mi mejor adelantamiento del fin de semana", bromeó el asturiano.

En la televisión alemana se pudo vivir en primera persona el error de Kovalainen desde la cabina del piloto finlandés. Su error fue el mismo que cometió Lewis Hamilton en el GP de Brasil de 2007 y que prácticamente le costó el Campeonato del Mundo.