Eliud Kipchoge
Eliud Kipchoge entra en meta tras conquistar el maratón de Berlín y batir el récord del mundo. EFE

El keniano Eliud Kipchoge se ha convertido en el hombre más rápido de la historia en el maratón, tras conseguir imponerse en la prueba de Berlín con un tiempo de 2:01:40. Las calles de la capital alemana ya habían asistido en 2014 al anterior récord del mundo, que consiguió su compatriota Dennis Kimetto con un registro de 2:02:57.

A sus casi 34 años, este campeón olímpico y vencedor de 10 de los 11 maratones que ha disputado nunca había logrado un récord. Ni siquiera cuando ganó en Rio 2016 el oro del maratón: era su gran 'deficit' en una carrera en la que aún está lejos la retirada.

Era el gran sueño y el gran objetivo de Kipchoge. Ya en el reto que organizó Nike en el circuito de Monza en 2017, alcanzó la marca de 2:00:25, pero al no ser una prueba homologada, no se considera para el récord del mundo. Por eso, cuando salió del trazado italiano sin posibilidad de romper la barrera de las dos horas, se planteó la prueba de Berlín como su gran objetivo. La lluvia del año pasado le dejó sin récord, algo de lo que se ha podido resarcir en esta edición.

Convertirse en el primer hombre en hacer un maratón en menos de dos horas sigue estando en su mente. Las ayudas que tuvo por parte de la marca deportiva impidieron que se contase ese tiempo, pero muchas veces ha señalado que la barrera es puramente mental y que, con la preparación adecuada, ese poco más de minuto y 40 segundos que aún hay por encima se puede rebajar. Kipchoge está en la cima del mundo, pero aún quiere más.