Gianluigi Buffon
El capitán y portero de la Juventus Gianluigi Buffon durante una rueda de prensa. EFE

Acostumbrada a nadar en aguas tranquilas en el campeonato italiano durante los últimos años, la temporada está siendo más complicada de lo habitual para la Juventus. El equipo entrenado por Massimiliano Allegri se ha topado con un hueso duro de roer como el Nápoles de su colega Maurizio Sarri, y no ha podido recuperar el primer puesto de la Serie A hasta las últimas jornadas. A los tropiezos del rival ha sumado una excelente racha que le permite liderar con cuatro puntos de ventaja a falta de ocho jornadas.

Clasificado también para la final de la Copa, que disputará ante el Milan, su fijación un año más vuelve a ser la Champions League, que tantas veces se le ha resistido a lo largo de la historia: sólo dos títulos y siete finales perdidas.

Una defensa muy cambiada

En la última, la de Cardiff del curso pasado, la Juve se llevó un tremendo repaso del Real Madrid (1-4). Desde entonces, los cambios han sido pocos pero relevantes. El principal fue la baja del central Leo Bonucci, que se marchó al Milan en uno de los movimientos más sorprendentes del verano. Al perder a uno de sus baluartes defensivos, Allegri ha apostado con mucha más continuidad por la defensa de cuatro. Benatia -que estará ausente por sanción en la ida contra el Real Madrid- ha tomado su testigo, pero no tiene la jerarquía ni el nivel del ahora capitán ‘rossonero’. El joven Rugani o el veterano Barzagli deberán dar un paso al frente ante el equipo blanco.

Además de Bonucci, la Juve ha perdido a otro futbolista de jerarquía como Dani Alves, que aceptó la oferta del PSG pese al papel capital que tuvo el curso pasado. Todas las alternativas para el lateral derecho han sido claramente inferiores, ya fueran De Sciglio, Lichtsteiner o el propio Barzagli.

La chispa de Douglas Costa

No todo han sido malas noticias. Douglas Costa -ya recuperado- se está asentando como pieza importante tras un proceso de adaptación difícil. Gracias a su chispa, velocidad y capacidad de desborde, el extremo brasileño se ha convertido en un elemento muy importante dentro de la plantilla.