Ronaldo y Alves
El jugador de la Juventus Dani Alves y el delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo, durante la final de la Champions en Cardiff. EFE

A partir de cuartos de final, casi todo en la Champions League son caras conocidas. Mucho se las han visto Juventus y Real Madrid, como corresponde a clubes de su arraigo en la aristocracia europea desde hace más de medio siglo.

Un primer vistazo a la estadística muestra un balance equilibrado: nueve victorias españolas, ocho italianas y dos empates. Si afinamos un poco más, se aprecia que en la ‘era Champions’ la Juve gana las eliminatorias y el Madrid, las finales. Todo ello, por supuesto, es susceptible de empezar a matizarse desde este martes, cuando el balón eche a rodar en el Juventus Stadium como antes lo hizo en Delle Alpi y el Comunale.

1961/1962 - En tiempos del partido de desempate

Era la séptima edición de la Copa de Europa. El Real Madrid no sólo había disputado las seis anteriores, sino que había ganado cinco. Para la Juventus era la tercera participación, aunque en las otras dos no había superado la primera ronda. Se enfrentaron en cuartos de final con una extraña simetría: el Madrid ganó en Turín con gol de Di Stéfano y la Juve en Madrid con gol de Sívori. Como los desempates entonces se dirimían con un partido en terreno neutral, el parisino Parque de los Príncipes dictó sentencia: ganó el Madrid (3-1) con goles de Felo, Del Sol y Tejada. Meses después, los blancos perdieron en Amsterdam la final contra el Benfica de Eusebio (5-3).

1986/87 - El único duelo por penaltis

En el primero de sus cinco asaltos a la Copa de Europa, la Quinta del Buitre se topó en octavos de final con una Juve -campeona dos años antes en Heysel- en la que daba sus últimos coletazos Michel Platini y comenzaba a despuntar Michael Laudrup. Butragueño marcó el único gol de la ida y en la vuelta, nada más empezar, igualó Cabrini. El partido de desempate ya no se estilaba y se lanzaron penaltis. Falló Hugo Sánchez, pero más falló la Juve: hasta tres penaltis, dos de ellos parados por Buyo. El Madrid pasó a cuartos, superó al Estrella Roja pero se topó en semifinales con otro de sus archienemigos íntimos. el Bayern de Múnich.

1995/96 - Con Arsenio en el banquillo

Ganar una Liga en el Real Madrid no concede crédito ilimitado precisamente. Jorge Valdano fue destituido a mitad de temporada por Lorenzo Sanz, que acababa de suceder a Ramón Mendoza. Corrían tiempos de turbulencias, que dieron con Arsenio Iglesias sentado en el banquillo de Chamartín. En el visitante, un futuro campeón del mundo, Marcello Lippi. Raúl González, mayor de edad desde poco antes, dejó las dos imágenes del partido de ida: el único gol y su choque cabeza contra cabeza con Pietro Vierchowood, 18 años mayor. En la vuelta, sin Hierro ni Redondo, Del Piero igualó la eliminatoria con una falta y un boquete en la barrera. En la segunda parte, Padovano firmó el pase a semifinales. Dos meses después, la Juve ganaba la final al Ajax por penaltis; su segunda Copa de Europa, la última por ahora.

1997/98 - La Séptima

La Juventus que llegó al Amsterdam Arena el 20 de mayo de 1998 era mucho mejor que la que se había coronado en Roma dos años antes. Había fichado a Zidane, nada menos, y volvía a ser favorita para ganar la final, como un año antes cuando se dejó sorprender en Múnich por el Borussia Dortmund. El Real Madrid llegaba como víctima, algo incomprensible con la perspectiva que aportan estos veinte años. Al Madrid, que tenía a Roberto Carlos, Hierro, Redondo, Seedorf, Raúl o Mijatovic, le impresionaban los Ferrara, Montero, Conte, Di Livio, Deschamps y Davids. El gol de Mijatovic dio al Madrid su primera Copa de Europa en color, 17 años después de la final perdida en París contra el Liverpool y 32 después de la Sexta.

2002/03 - El fin de Vicente del Bosque

El Real Madrid cerró la temporada 2002/03 celebrando el título de Liga. O mejor dicho, la cerró un día después cuando el club confirmó que no pensaba renovar el contrato de Vicente del Bosque. Tras la explicación oficial, que hablaba de renovar “el librillo”, latía la eliminación en semifinales de la Champions League… ante la Juventus, claro. Ronaldo Nazario -entonces no había necesidad de añadir el Nazario- había puesto en pie a Old Trafford semanas antes, y se apresuró en sacar billete para volver a Manchester, escenario de la final, con el 1-0. Empató Trezeguet y Roberto Carlos firmó el 2-1 final. En la vuelta, con Ronaldo entre algodones y Flavio y Cambiasso como titulares, la Juve dio la vuelta al resultado con una gran primera parte y goles de los ya conocidos Del Piero y Trezeguet. En la segunda parte, Del Bosque recurrió a Ronaldo, que provocó un penalti. El joven Buffon -24 añitos- se lo detuvo a Figo, y en plena desesperación blanca Nedved hizo el 3-0. El gol final de Zidane, que el año anterior se había cambiado de bando, no sirvió de nada. La Juve alcanzó la final, en la que perdió por penaltis ante el Milan.

2004/05 - El gol de Zalayeta

Si en 2003 la Juve eliminó a un Madrid campeón, sólo dos años después hizo lo mismo con un equipo a la deriva por cuyo banquillo habían pasado en tan breve tiempo Carlos Queiroz, José Antonio Camacho, Mariano García Remón y Vanderlei Luxemburgo. Con todo, fue una eliminatoria de octavos igualada y se decidió en la prórroga después de que Helguera marcara en la ida y Trezeguet, una vez más, en la vuelta. A cuatro minutos de los penaltis, Zalayeta encendió el frío Delle Alpi con el gol decisivo. La Juventus, entrenada por Fabio Capello, conquistó aquella temporada el primero de los dos títulos que la justicia le acabaría retirando por el escándalo ‘Calciopoli’. Se despidió de Europa en cuartos ante el futuro campeón, Liverpool.

2014/15 - La ‘vendetta’ de Morata

Aunque se volvieron a ver en la fase de grupos, pasaron diez años hasta la siguiente eliminatoria. Morata, traspasado a la Juve el verano anterior, resultó decisivo al marcar tanto en la ida (2-1) como en la vuelta en su antiguo estadio (1-1). Un año después de ganar la Décima en Lisboa, el joven delantero cerró las puertas de la final de Berlín al equipo entonces entrenado por Carlo Ancelotti. Aquel título que acabó ganando el Barcelona es el único de los últimos cuatro que se ha resistido a los blancos.

2016/17 - La Duodécima

Hace menos de un año, en Cardiff, la historia volvió a aplicar su particular lógica: el equipo que más finales ha ganado (doce desde aquella noche) derrotó al que más ha perdido (siete). La Juve aguantó el pulso en el primer tiempo, en el que Mandzukic niveló el tanto inicial de Cristiano Ronaldo. Tras el descanso, todo cambió. Con un segundo tiempo apabullante y goles de Casemiro, Ronaldo y Marco Asensio, el Madrid se convirtió en el primer equipo de la historia en ganar dos Champions seguidas. Con Zinedine Zidane en el banquillo; una leyenda que comparte, precisamente, con la Juventus.