Julen Lopetegui compareció este lunes en rueda de prensa tras un fin de semana lleno de rumores sobre su posible destitución y aseguró que "no pienso en si es mi último partido" al frente del Real Madrid".

El técnico guipuzcoano dijo además que afronta el día a día "con la máxima normalidad" y que está "con la máxima ilusión y ambición, con ganas de ganar mañana (en Champions al Viktoria Pilsen) y hacer un gran partido. Si pretendéis mirar a un entrenador abatido no miréis aquí".

"Vamos a luchar por revertir una situación que somos conscientes de que no es la mejor", dijo Lopetegui, consicente de que la situación del equipo no es nada buena.

Sobre si cree que la decisión acerca de su destitución está ya tomada por el club, tal y como afirman diversos medios, el entrenador aseguró que "das por hecho que leo y escucho (a los medios) y no", y que en lo que se ha centrado es en "estudiar al Viktoria, no voy más allá".

También fue claro con el ánimo en el vestuario. "Es fuerte, son jugadores campeones y no lo son por casualidad. Pasan momentos malos y los superan con calidad y fortaleza, y no escuchando, ni viendo ni creyéndose las cosas", subrayó, resaltando también la existencia de "ejemplos muy positivos de situaciones mas desfavorables" a las que se han dado la vuelta.

"Vamos a trabajar y a luchar para ver un equipo que ha dado muestras de su calidad y ambición", prosiguió el técnico del Real Madrid, que no ocultó que muchos de sus problemas tienen "relación directa con el gol". "Podemos hacer grandes partidos, llegar 35 veces y no estar acertados, este es el único deporte que tiene este matiz. Tenemos que mejorar en el reparto de goles en ambas áreas, ser más efectivos y conceder menos, y ese equilibrio se logra a través de consolidar cosas y matizando lo que tengamos que matizar", puntualizó.