Pablo Marí
Pablo Marí se acerca a la grada a regalar su camiseta. Captura de imagen

El modesto Rayo Majadahonda ganó (0-2) este sábado en Riazor ahondó en la crisis de juego y resultados del Deportivo de La Coruña, al que una pésima racha ha alejado de los puestos de ascenso directo y relegado por ahora a la quinta plaza.

La afición blanquiazul está molesta, como demostró cuando Pablo Marí se acercó a un fondo del estadio para regalar su camiseta a los miembros del grupo Riazor Blues. Cuando el jugador se dio la vuelta para retirarse al vestuario, la grada devolvió la camiseta al césped.

El Dépor lleva ya siete partidos sin conseguir el triunfo (cinco empates, dos derrotas) y que en casa solo ha ganado uno en todo 2019. La afición despidió con silbidos y pañolada al equipo y desde uno de los fondos se pidió la dimisión de la directiva.