Juan Antonio Ramos
Juan Antonio Ramos, el coleccionista de títulos.

A las siete de la tarde en Pekín, Juan Antonio Ramos ya no está para casi nadie. Mañana compite en taekwondo con el cartel de aspirante claro a medalla. No en vano, colecciona títulos europeos y mundiales en su currículum. "Me falta la medalla olímpica", asegura.

¿Qué hace las horas previas a una competición como esta?
Descanso, preparo la maleta e intento dormir si me dejan los nervios.

¿Lo conseguirá esta noche?
Pues no lo sé. Es imposible no ponerse nervioso antes de unos Juegos Olímpicos.

Y además parte como uno de los grandes candidatos al oro...
Sí, por títulos es cierto. Yo intento que esa presión no me afecte, pero también soy consciente de que mi objetivo real es el oro y voy a luchar por él.

En los deportes de lucha, como el judo, no nos fue muy bien, ¿cambiará la cosa?
Fue una pena para ellos. A ver si nosotros tenemos más suerte, porque el taekwondo necesita esta medalla: llevamos sin conseguirla desde Sydney y no podemos seguir así siendo la segunda potencia mundial. Somos tres luchadores con opciones de podio.

Su primer rival es de Belice, ¿pan comido?
Cómo te fíes de un rival y te descuidas, te comes una patada. Hay que tener mucho cuidado con todos.

¿El taekwondo es maña o fuerza?
Ambas, pero sobre todo tienes que ser muy listo y astuto para sumar puntos. Es muy difícil conseguir un KO en unos Juegos.

¿Qué consejo le ha dado Brigitte?
Que esté centrado en el combate y que descanse. Si gano, la medalla será para los dos. Luego, por fin tocarán vacaciones.

¿Compensa tanto esfuerzo?
Claro que sí, porque amas este deporte. Pero llevo cuatro años entrenándome de lunes a sábado, con torneos, lesiones...Es una paliza. Lo importante es quedarme satisfecho y haber luchado al máximo.