Juan Antonio Pizzi
Juan Antonio Pizzi, en su etapa como técnico del Valencia. SALVADOR SAS / EFE

El argentino Juan Antonio Pizzi, extécnico de un Valencia que le destituyó a comienzos de julio pese a tener contrato y en el marco del proceso de cambio de propiedad encabezado por Peter Lim, se convirtió este jueves en el entrenador del León mexicano, actual campeón nacional, con la intención de continuar con la historia de éxitos que dejó su antecesor, el uruguayo Gustavo Matosas.

Hay un gran grupo que ha conseguido ser exitoso y que no podía desaprovechar

La semana pasada Matosas dejó el puesto después de haber terminado la temporada regular del torneo Apertura con una derrota y no avanzar a la postemporada para buscar su tercer título tras haber conquistado los torneos Apertura 2013 y Clausura 2014.

"Nadie debe olvidarse de lo que hizo Gustavo en este club, voy aprovechar todo lo bueno que dejó Matosas en el equipo. Creo que los logros y antecedentes del club son un punto muy válido para mí, hay un plantel que ha demostrado ser protagonista", dijo Pizzi tras su presentación.

El exjugador del Tenerife, FC Barcelona o Valencia, recalcó que "en México el fútbol ha evolucionado mucho" y que en su nuevo club "hay un gran grupo que ha conseguido ser exitoso y que no podía desaprovechar".

El argentino, que ha sido campeón nacional con los clubes Universidad Católica de Chile y San Lorenzo de Almagro de Argentina, apuntó que le dará una nueva identidad al León. "Cada plantel y equipo tiene que tener su identidad y nosotros vamos a darle la nuestra a León. Me gusta poseer el balón, para eso hay que recuperarlo rápido y eso necesito para ser protagonista. Quiero que la gente se identifique con este equipo y con su estilo de fútbol", aseveró.