España - Chile
Los jugadores de España se lamentan en el partido ante Chile. EFE

Con la firma de Joaquín Caparrós

Sin duda es un momento difícil. Algo a lo que nos habían desacostumbrado y en el cual lo más sencillo sería hacer crítica. Crítica de los que han jugado y de los que no lo han hecho. Crítica del sistema de juego, los cambios o el estado físico. Incluso crítica de los 23 elegidos por Vicente y del hecho de que no hayamos puesto en el campo ese falso nueve del que tanto se ha hablado en el pasado.

Hay que ayudar a levantar el ánimo a unos futbolistas que nos han dado tantas alegrías

Sin embargo, debemos dar el tiempo justo a la reflexión. Agradecer y no achacar. Ayudar a levantar el ánimo a unos futbolistas que nos han dado tantas alegrías. Estamos hablando de una generación de campeones, que han pasado por méritos propios a la historia del fútbol. La Selección Española ha creado escuela en los últimos años y eso es algo que no podemos ni debemos olvidar, porque seguiremos siendo referencia mundial de este deporte en el futuro.

Centrándonos en el partido; creo que hemos empezado con un exceso de motivación, lo que nos ha llevado a un estado de ansiedad que ha provocado, entre otras cosas, poca precisión en los pases, algo muy poco frecuente en nuestros jugadores.

Hemos facilitado nuevamente a un equipo con línea de 5 el control de los espacios, lo que ha conllevado que nuestro futbol haya sido lento y, por ende, nos haya llevado a no generar ocasiones de gol.

Hay que hacer una obligatoria mención al apartado físico. Hemos llegado demasiado limitados a un mundial, en el que una de las características principales es la exigencia física y esto nos ha pasado factura. Los jugadores y equipos españoles han luchado por todos los títulos internacionales esta temporada, lo que ha hecho que la columna vertebral de nuestra selección haya sufrido un extensísimo calendario y eso se ha notado en el verde.

Sería sencillo olvidar también que Vicente Del Bosque ha gestionado de manera ejemplar a estos futbolistas, siguiendo la estela del gran Luis Aragonés. Por ello espero que en futuro pueda seguir haciendo ese gran trabajo, porque a pesar de lo acontecido en Brasil en menos de una semana, debemos tener claro que tenemos futbolistas con mucho futuro.

Es cierto que hay jugadores que, por edad, no van a seguir, pero tanto los que han estado en Brasil y continuarán, como los que vienen, van a hacer que volvamos a disfrutar del juego de nuestra selección, luchando por todos los títulos. Por lo que nos habéis dado y por todo lo que llegará… ¡gracias chavales!