Adelinde Cornelissen y su caballo
La jinete neerlandesa Adelinde Cornelissen, con su caballo Parzi tras retirarse de los Juegos de Río. FACEBOOK ADELINDE CORNELISSEN

La jinete neerlandesa Adelinde Cornelissen dio una lección de amor a los animales en los Juegos de Río 2016. Cornelissen competía en la modalidad de doma, pero prefirió dejar los Juegos antes que poner en peligro la salud de su caballo, Parzival.

Cornelisssen empezó a notar que su montura no se encontraba bien y tenía fiebre, así como la cabeza inflamada. Ante tal cuadro, la jinete decidió abandonar, como explicó en Facebook: "Mi compañero, mi amigo, el caballo que lo ha dado todo por mí toda su vida no se merece que lo ponga en peligro. Así que sólo saludé y me retiré de la arena".

La jinete, que había sido medallista en Londres 2012, reveló después que el caballo se ha recuperado de su enfermedad, que al parecer se produjo por la picadura de un insecto.