"Soy un pívot de 34 años de la NBA. Soy negro. Y soy gay". Así ha decidido salir del armario Jason Collins, el primer jugador que se declara homosexual en la mejor liga de baloncesto del mundo, en una entrevista en la revista norteamericana Sport Illustred.

He alcanzado ese envidiable estado de mi vida en el que puedo hacer lo que quieraJason Collins es un jornalero de los tableros, un jugador que siempre ha destacado por su trabajo bajo los aros y alejado de los focos que iluminan a los grandes estrellas. Ahora, su 'salida del armario' le convierte en el centro de las miradas.

El pívot norteamericano empezó su carrera en los New Jersey Nets y, posteriormente, ha jugado en seis equipos de la NBA. Su última temporada la empezó en Boston y la acabó en los Washington Wizards.

Ahora, es agente libre "en sentido literal y figurado" y se abre una duda. ¿Habrá algún prejuicio por su declaración? Esperemos que no. Eso sí, él no está en absoluto preocupado: "he alcanzado ese envidiable estado de mi vida en el que puedo hacer lo que quiera", confiesa.

Su deseo de continuar jugando es claro, "sigo queriendo jugar al baloncesto, amo este juego y todavía tengo cosas que ofrecer".

Bryant, "orgulloso" de él

El mundo del deporte en general y del baloncesto de la NBA en particular han reaccionado dando su apoyo al pívot. Ha sido el escolta de Los Ángeles Lakers, Kobe Bryant, el que inició el apoyo a Collins a través de su Twitter, donde dijo que se siente "orgulloso" de él, le dio su apoyo y le aconsejó que no se preocupe "por la ignorancia de otros".

Bryant fue multado en abril de 2011 con 100.000 dólares por la NBA por llamar "maricón" al árbitro Bennie Adams, que le señaló una técnica durante el partido que los Lakers disputaron contra los Spurs de San Antonio.

Nash: Es grandioso; va a  tener un impacto importante en muchas personasDurante la despedida de los jugadores de los Lakers tras quedar este domingo eliminados de la primera ronda de la fase final, el alero Metta World Peace se presentó ante los periodistas con una camiseta azul del personaje de televisión "Cookie Monster" y dijo que al margen de que se esté en un país libre o no, lo importante es que cada uno actúe como lo desee, siempre que no haya violencia.

"Lo mejor para la salud mental es sentirte confortable contigo mismo, no guardarte nada dentro, porque no sólo te hace ser mejor persona sino que además te ayuda a evitar el estrés", comentó World Peace.

Por su parte, el veterano base canadiense Steve Nash, que también vivió la experiencia en 2011 del expresidente de los Suns de Phoenix, Rick Welts, primer directivo del deporte profesional en EEUU que reveló públicamente su condición homosexual, dijo que apoya por completo a Collins.

"Pienso que es algo grandioso que Jason (Collins) haya tenido la fuerza suficiente y dar a conocer a todos su realidad. Estoy convencido que va a tener un impacto importante en muchas personas", destacó Nash.

El exentrenador jugador y entrenador de los Lakers y los Timberwolves de Minnesota, Kurt Rambis, también se unió al apoyo dado a Collins a través del Twitter.

"Conozcó a la familia de Jason Collins desde hace años. Son una gran familia y grandes personas. Hoy muy orgullosos de Jason. Toneladas de coraje", destacó Rambis.

Navratilova también le apoya

Por su parte, la extenista Martina Navratilova, que fue la primera que públicamente dio a conocer su orientación sexual como lesbiana en 1981, también dio todo su apoyo a Collins a través de su cuenta de Twitter.

"Bien hecho, Jason Collins. Eres un hombre valiente. Y un gran hombre por tu comportamiento. 1981 fue mi año y 2013 es tu año", destacó Navratilova.

Navratilova fue la primera que públicamente dio a conocer su orientación sexual como lesbiana en 1981

Los Medias Rojas de Boston, el equipo profesional de béisbol de las Grandes Ligas, también enviaron un Twitter en el que le dan su apoyo a Collins y destacan su "valentía", además de ofrecerle la oportunidad de hacer un primer lanzamiento en un partido de los Medias Rojas en el Fenway Park, de Boston, cuando él lo desee.

Collins, de 34 años, que la pasada temporada jugó 32 partidos con los Celtics de Boston antes de ser traspasado a los Wizards junto con el escolta brasileño Leandro Barbosa por Jamal Crawford, se convertirá en agente libre a partir del 1 de julio y desconoce cuál será su futuro como profesional.

El pasado mes, el exjugador estadounidense del Leeds inglés Robbie Rogers, que recientemente admitió su homosexualidad, declaró que la cultura machista del fútbol hace imposible que un jugador gay pueda continuar en este deporte una vez que revela su condición sexual.