Patricia Jarque, mejor 'cowgirl' española

  • Este fin de semana empieza en Madrid una gira por nuestro país junto a los mejores cowboys americanos.
  • "De niña era una garrapata sobre el toro mecánico".
Patricia Jarque posa sobre su caballo.
Patricia Jarque posa sobre su caballo.
RODEO EUROPE TOUR

Representará a España en el Mundial de rodeo de Verona, en noviembre, y este fin de semana empieza en Madrid una gira por nuestro país junto a los mejores cowboys americanos.

Su especialidad son las carreras de barriles, ¿en qué consisten?

El rodeo tiene siete disciplinas, pero las mujeres sólo podemos participar en ésta. Se colocan tres barriles formando un circuito triangular, que hay que recorrer a caballo en el menor tiempo posible.

¿Y lo de montar toros y caballos salvajes?

He montado varias veces broncos (caballos salvajes)  y me gusta, pero en competición no me dejan. Los toros ya son otra cosa porque las lesiones son importantes.

¿Ha sufrido alguna grave?

Me he roto dos veces un pie y una muñeca. Casi siempre por resbalones del caballo.

¿Desde cuándo monta?

Empecé a los cuatro años. De pequeña, mi padre me llevaba a almorzar a un sitio que había caballos y me dejaba con ellos para que no le molestara. Me empezaron a gustar  cada vez más, y a los siete años me compró uno.

¡Menudo regalo!

Sí, he sido muy afortunada. Un caballo hace 30 años era como tener ahora un Ferrari.

¿Cuesta mucho mantenerlo?

Una cuadra normal sale por unos 300 euros al mes, pero un caballo de élite como el mío requiere más cuidados. Tiene su propio dentista, herrero... ¡si hasta le dan masajes y le hacen acupuntura!

¿Y cuándo decidió que quería ser como John Wayne en el rodeo?

Hace cuatro años fui a ver una exhibición y me encantó el espectáculo, el ambiente y la música. Lo probé y se me dio bien.

¿Cuál es el truco para no caerse del caballo?

Agarrarte bien y tener mucho equilibrio.

De pequeña se le darían bien los toros mecánicos...

Sí, me encantaban porque siempre he sido un poco chico. Como peso poco y tengo mucha fuerza, me agarraba como una garrapata. El dueño de la feria se aburría de mí.

¿Cuesta más domar a un potro o a un hombre?

(Ríe) Con los hombres no lo intento; imagínate que lo logro y lo tengo al lado para siempre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento