Gerard Piqué
Gerard Piqué se lamenta en el Holanda - España. EFE

Los amistosos son un arma de doble filo donde España, otra España, rearmó sus ambiciones competitivas durante dos lustros. La actual selección encadenó en Ámsterdam su tercera derrota ante rivales de pedigrí, después de perder con Francia (1-0) y con Alemania (0-1), y reavivó el creciente escepticismo que rodea a la Roja desde el Mundial de Brasil… O desde la goleada ante Brasil en la Copa Confederaciones.  En un amistoso con muchas caras nuevas, una Holanda correcta sin más impuso sus dos goles en los primeros quince minutos de la primera parte para doblegar al combinado de Vicente del Bosque.

El colegiado William Collum anuló un gol a David Silva en la segunda parte por fuera de juegoDos goles tempranos que borraron a España durante el resto de la primera parte. Dos tantos que desnudaron a España, incapaz de levantarse de la lona ante el rival frente al que se ganó su estrella de campeona mundial en una prórroga, el mismo que ridiculizó a La Roja en su debut mundialista en Brasil (recuerden, el 5-1). La selección, tambaleante y descosida, desplegó una preocupante lentitud ofensiva en la que careció de desborde y padeció su estatismo y su falta de profundidad.

Ahogada por la presión local, e incapaz de desplegar la otrora propia, España no fue capaz de aprovecharse de las imprecisiones defensivas de una Holanda que tampoco atraviesa buenos momentos Apenas un zarpazo de Pedro (min 31) y otro de Juami (min 34), ambos tras errores locales, y otro de Piqué (min 29), tras un saque de esquina.

Tras el descanso, con la entrada de los canarios Vitolo y Silva, la selección dio un paso adelante ante un rival que no tenía problema en concederlo. Un paso que sería mucho mayor con la entrada de Morata, minutos más tarde. España ganó presencia en el campo rival, trato de esbozar largas combinaciones, se acercó a la portería defendida por Vermeer y acabó disfrutando de ocasiones. A los cuatro minutos de la reanudación, Cesc  no concretó un balón servido por Bernat que solo necesitaba ser empujado a la red tras pasearse por la línea de fondo.

La mejoría tuvo mucho de connivencia holandesa, en tanto que los neerlandeses se volcaron con su repliegue a la espera de cazar un contragolpe o de explotar algúna jugada de estrategia. Asustarían puntualmente, pero con el aval del marcador favorable: un cabezazo de Martins Indi demasiado picado (min 54), un disparo de Depay que repelió De Gea (min 55) u otra del mismo protagonista que se marchó al lateral de la red (min 82).

En su remozada imagen, progresiva y constante por los cambios, España acariciaría el gol en un lanzamiento de falta de Piqué (min 60) que se coló bajo la barrera y que atrapó Vermeer en dos tiempos, también en un disparo de Vitolo (min 67) que se marchó fuera tras la mejor jugada trenzada por España en todo el partido, por un pase de la muerte de Cesc que no encontró rematador (min 80), por un lanzamiento por encima del larguero de Morata (min 86) o una internada de Silva (min 88) en la que optó por pasar en vez de lanzar. En el camino España marcaría, Silva mediante, pero el tanto sería anulado por fuera de juego del grancanario (min 69). España, en términos balompédicos actuales, es un país ’bajo’. Y las dudas crecen.

Ficha del partido

2 - Holanda: Vermeer; Janmaat, De Vrij, Martins Indi, Willems; Klaassen, Blind (Jonathan de Guzmán, min 72), Sneider (Wijnaldum, min 61), Narsingh; Huntelaar (Dost, min 78) y Depay (Afellay, min 84).

0 - España: De Gea; Carvajal, Albiol, Piqué (San José, min 67), Bernat; Cazorla (Iniesta, min 75), Mario Suárez (Sergio Ramos, min 67), Cesc Fábregas, Isco (Silva, min 46); Pedro (Vitolo, min 46) y Juanmi (Morata, min 61).

Goles: 1-0 (min 13): De Vrij; 2-0 (min 15): Klaassen.

Árbitro: William Collum (Escocia).

Incidencias: compromiso amistoso disputado en el Amsterdam Arena. Lleno.