El hermano pequeño de la gimnasia crece

El aeróbic español, disciplina que aspira a ser olímpica en 2012, destaca en el mundo
Alba de las Heras y Jonatan Cañada, campeones del mundo, durante su actuación el pasado mes de abril en la Copa del Mundo Suzuki 2005.
Alba de las Heras y Jonatan Cañada, campeones del mundo, durante su actuación el pasado mes de abril en la Copa del Mundo Suzuki 2005.
RFEG
Cuando se habla de aeróbic, se tiende a pensar en una clase de fitness, pero este deporte es tan duro como las gimnasias artística y rítmica. Sergio García, secretario técnico de Aeróbic de la Federación Española de Gimnasia, lo define como «un baile o coreografía derivado del aeróbic tradicional, pero más complejo, que combina la fuerza dinámica, la estática, los saltos y la flexibilidad».
 
Objetivo: los JJ OO
 
El aeróbic comenzó como un espectáculo, pero las normas y la ropa (ahora más sobria) han evolucionado hacia la gimnasia para poder participar en los Juegos. «Es un reto difícil, pero queremos que al menos en 2012 sea de exhibición», apunta García.
 
El aeróbic se puede practicar de manera individual, por parejas, tríos y grupos (de seis). La valenciana Sara Moreno, subcampeona del mundo júnior, opina que para practicarlo hace falta «elasticidad, sentido del ritmo, potencia de salto y flexibilidad».
 
Si en los Mundiales de Bulgaria 2004 España quedó segunda en el ranking por países, por detrás de Rumanía, por ciudades destacan Barcelona, Zaragoza y Valencia. El futuro, según García, es alentador, aunque «nos faltan chicos por un tubo».
 
Desde mañana hasta el domingo España compite en Francia, en una de las fases para la Copa del Mundo.
 
Elmira Dassaeva Gimnasta de aeróbic   
 
«Me costó años dejar la rítmica por el aeróbic»
 
Elmira Dassaeva tiene acento aragonés, aunque es de origen ruso. Le gustan todos los deportes y disfruta bailando en las discotecas, aunque «allí me corto». De cara al futuro espera seguir ligada a este mundo estudiando INEF o fisioterapia.
 
¿Cómo llegó al aeróbic?
 
Hasta los 17 años hice gimnasia rítmica. Los entrenadores de aeróbic me decían que tenía futuro en esto y, después de pensarlo durante años, me cambié. Me costó mucho, pero en rítmica ya había sido campeona de España en individual y conjuntos, entre otros títulos, y quería metas nuevas.
 
¿Fue buena decisión?
 
Sí. Quiero llegar lo más alto posible, no bajar el rendimiento. 
 
Dicen que cuando sale a competir se crece…
 
Desde pequeña me encantaban  las competiciones. Cuando sales a la pista, tienes que demostrar todo en los minutos que dura el ejercicio, te juegas el trabajo de años. Sacas la rabia, los nervios acumulados…
 
BIO
 
Nació en Moscú en 1986 y vino a España antes de cumplir tres años. Fue tercera en la Copa del Mundo Suzuki 2005.
 
Jonatan Cañada Gimnasta de aeróbic  
 
«Antes era más  un ‘show’ que gimnasia»
 
Jonatan se encarga de un centro deportivo en San Adriá de Besos (S-Tudio), hace arreglos musicales, diseña maillots para aeróbic, un deporte en el que lo ha ganado casi todo. Sólo le falta el oro en grupos.
 
¿Cómo llegó a esta disciplina?
 
Siempre me había gustado la gimnasia de suelo y la artística. En 1993 vi a Alba de las Heras (mi pareja en aeróbic) y me encantó. Antes bailaba sardanas y hacía solfeo.
 
Es de los pocos chicos de aeróbic…
 
A nivel de selección, sí, porque como en España la cultura es de fútbol, baloncesto… Hay pocos, pero buenos. La gente que empieza de cero se desanima porque es duro, pero si viene de otras disciplinas relacionadas, ayuda. Eso, o empezar desde pequeñito.
 
¿Cuánto se entrena?
 
Cuatro o cinco horas al día.
 
¿Cómo definiría su estilo?
 
Ha cambiado mucho. Empecé con uno fuerte y rápido... era más un show que gimnasia. Ahora no se grita, no se muestra el cuerpo... es más elegante, técnico y gimnástico. Me gustaba más el anterior.
 
BIO
 
Nació en Manresa en 1977. Ha ganado 15 veces los Campeonatos del Mundo y es nueve veces campeón del mundo FIG.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento