Un gigantesco retrato de Lewis Hamilton domina el Támesis junto al puente de Londres de la capital británica. El mural ha sido pintado por el artista Ian Cook, que ha utilizado coches teledirigidos y neumáticos para crear su obra.

El rostro de Hamilton mide 8x12 metro, con  una superficie de 96 m2, y se expondrá hasta que finalice el GP de Brasil, este domingo, donde el piloto inglés puede proclamarse campeón del mundo.