Habrá que ganar en España
El capitán español, Raúl, cabecea el balón ante Dejan Stankovic, ayer en Belgrado. A.P.
Para ello habrá que ganar a Serbia en España, en septiembre, al margen de los otros cuatro partidos que restan para cerrar la fase de clasificación para el mundial.

Aragonés, finalmente, sentó a Raúl en el banquillo y apostó por un ataque formado por Joaquín, Reyes y Torres. Tras unos minutos de tanteo entre dos viejas conocidas se animó el choque, con Joaquín abriendo el juego por la banda. Del Horno, de cabeza, tuvo la más clara, pero paró Jevric. A partir de ahí se creció Serbia, que acosó hasta el descanso, mientras Luis mandaba calentar a Raúl.

Entra el capitán

Con Raúl en el campo, en lugar de De la Peña, España ganó carácter y al capitán se le vio con ganas de callar voces. Fue Serbia, sin embargo, la que dio el primer susto con un palo de Kezman, y Aragonés recolocó su defensa, tocada por la lesión de Puyol justo antes del descanso.

España fue tomando el control, pero en los metros finales no encontró huecos. Sólo Raúl, dos veces, se coló entre la zaga local y puso dos buenos balones, que primero Juanito y luego Torres mandaron a las nubes. Poco a poco se fue diluyendo el ímpetu español y Serbia, hasta entonces dormida, pudo haber dado más que un susto en algún contragolpe.

Empate de Lituania

El combinado báltico, que también lucha por el liderato del grupo 7, empató en Bosnia (1-1), y Bélgica superó con apuros a San Marino (1-2).

La clave: poca conexión

A España le faltó conectar mejor entre líneas. Xavi e Iván de la Peña estuvieron demasiado alejados de los delanteros y éstos tuvieron dificultades para recibir balones. La selección abusó de los pases largos y le faltó trenzar más jugadas.

La figura: Raúl

El capitán, que empezó en el banquillo, saltó al campo en la segunda parte y estuvo muy motivado. Robó dos buenos balones que se convirtieron en ocasiones de peligro. Intentó llevar al equipo hacia delante.

El dato: Puyol, lesionado

El central del Barcelona se lesionó poco antes del descanso y se retiró con un fuerte esguince de tobillo. Puyol es baja esta jornada contra el Betis y es duda para el Madrid-Barça de la siguiente.