Futuro muy incierto
Damiano Tomassi (izquierda), del Levante, presiona la conducción del balón del argentino Ariel Ibagaza. (Montserrat T. Díez / EFE)

Ono Stadi. Unos 19.000 espectadores.

Mallorca Moyá, Varela, Nunes (Ramis, min 30), Ballesteros, Fernando Navarro, Jonás, Pereyra, Ibagaza (Jordi López, min 70), Jankovic (Tuni, min 91), Arango y Víctor.

Levante Molina, Manolo, Serrano, Dehu, Harte (Courtois, min  50), Ettién, Tomassi (N’Diayé, min 73), Camacho, Robert (M. Zé, min 50), Kapó y Salva.

Goles 1-0 (min) 47: Jankovic; 2-0 (min 50): Víctor; 2-1 (min) 74: Kapo; 3-1 (min 93): Arango.

Árbitro Pino Zamorano (Colegio Castellano-Aragonés). Amarillas a Nunes, Navarro, Ibagaza, Jankovic, Serrano, Salva, Camacho. Expulsó a Toni Servera, preparador físico del Mallorca.

El Levante se complicó su futuro más inmediato en la clasificación de Primera después de caer goleado en Mallorca, ante un rival directo de la zona como el conjunto bermellón y con una sensación de impotencia desconocida en el equipo granota desde la llegada de Abel Resino al banquillo.

Tras dos jornadas sin conocer la derrota, el Mallorca se encargó de recordarle al Levante que no hay nada fácil en la carrera por la salvación. Y lo hizo con tres goles que podrían haber sido más, ridiculizando la defensa valenciana y poniendo en duda la idoneidad de sus planteamientos ofensivos.

Avisos ignorados

La primera parte fue un aviso que los de Abel no supieron ver. El Levante confiaba en la velocidad de Kapo y Ettien por las bandas y en la pegada de Salva. Pero poco más.

El Mallorca captó el mensaje y trató de circular con criterio el balón, pero también de evitar los contragolpes visitantes. Una a una, fueron llegando ocasiones muy claras que parecían poner nerviosos a los delanteros mallorquines. Ni Víctor ni Arango –que incluso fue pitado por la grada– vieron puerta. Pero la salvación levantinista era temporal.

Jankovic, al que el árbitro había anulado un gol en el minuto 34 por un inexistente fuera de juego, se encargó de anotar el primero  pocos minutos después del descanso. La puntería, esquiva, parecía regresar y  tres minutos después marcó el local Víctor. El Levante, incrédulo, se encontró a su favor con un golazo de Kapo –lo mejor de su equipo– que mantenía mínimas opciones del Levante ante un rival más concentrado.

«Cometimos muchos errores»

El toledano Abel Resino, entrenador del Levante, admitió tras el partido contra el Mallorca que su equipo no había jugado el partido que él esperaba. «Cometimos muchos errores, sobre todo en defensa, y dimos demasiadas facilidades al Mallorca. Es una página que hay pasar pronto y preparar ya los próximos compromisos», resumió. El Levante se mantiene con dos puntos de ventaja sobre los puestos de descenso.