Frank Rijkaard, en el partido contra el Getafe
Frank Rijkaard, en un partido del Barça (EFE). Paco Campos / EFE

El diario The Guardian publicó ayer una información sobre el Barcelona y la posible marcha de su entrenador, Frank Rijkaard.

Según este diario, Johan Neeskens, asistente de Rijkaard en el Barça, ya ha comentado a sus íntimos que ni él ni el técnico pasarán el invierno en la Ciudad Condal. Por muy bien que le vayan las cosas al club en la Liga.

Ésto echa más leña al fuego sobre la polémica con el aún entrenador culé, del que se lleva varias semanas poniendo en entredicho su futuro ligado al Barcelona.

Su destitución no es decartable

Si es cierto esta información, queda claro que el pensamiento de Rijkaard es irse del Barcelona y quedar libre antes de fin de año.

Otra cosa es lo que se ha venido hablando estas últimas semanas: su destitución. Tras varias polémicas, la destitución de Rijkaard no es absoluto descartable: el técnico ha perdido el apoyo de gran parte de la directiva, que le ve como el culpable de esta situación al no ser capaz de imponerse a los cracks de la plantilla.

Laporta quiere ver cómo se comporta el equipo ante los difíciles compromisos que le esperan de aquí a Navidad: Espanyol, Valencia y Real Madrid. Si los resultados no son buenos, Rijkaard sería destituido.

De hecho, ya se barajan los nombres de sus posibles sustitutos: Van Basten, ¡Capello!, Clemente o Mourinho.