La FIA no sanciona a McLaren

  • Podía haber perdido los puntos en la clasificación de constructores.
  • No se ha demostrado que se utilizara los documentos secretos.
  • Pero si en el futuro se constata, podría quedar expulsada del Mundial.
El director de la escudería McLaren, Ron Dennis. (Efe)
El director de la escudería McLaren, Ron Dennis. (Efe)

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha decidido no sancionar a la escudería McLaren por el caso de espionaje a Ferrari en que uno de su trabajadores.

Según el tribunal, no se tiene constancia que la documentación secreta de Ferrari hubiera sido utilizada. Ahora, se apunta que si en el futuro se confirmara que Mclaren había hecho uso de esa información, podría enfrentarse a muy fuertes sanciones, incluida la exclusión del campeonato del mundo.

Las palabras de París

El Consejo determinó que "no hay suficiente evidencia para interferir" en el Mundial, pero advirtió que "si en el futuro se demuestra" que se utilizó esa información, McLaren tendría que "afrontar la posibilidad de su exclusión no sólo del campeonato de 2007, sino también del de 2008".

Comparecieron ante el Consejo Mundial de la FIA el director de la escudería Ferrari, Jean Todt, y su homólogo en McLaren, Ron Dennis. Los 26 miembros del Consejo decidieron absolver a McLaren.

En la vista de París se leyó una declaración jurada de Mike Couhglam, que fue apartado del equipo McLaren nada mas conocerse que tenía documentación secreta de Ferrari.

Por otro lado, la FIA convocó al ex ingeniero de Ferrari, Nigel Stepney, y al ex responsable de diseño de McLaren-Mercedes, Coughlan, los que fueron responsables del tráfico de la información confidencial. Se les prohibirá competir en competiciones internacionales.

Un mes de investigación

Este caso de espionaje se destapó cuando Ferrari inició acciones judiciales contra el ingeniero de McLaren Mike Coughlan y su mujer, Trudy Coughlan, quienes presuntamente se hicieron con un documento de 780 páginas que fotocopiaron en una tienda cerca de Woking, donde se encuentra la sede de la escudería británica.

Fue un empleado de la tienda de fotocopias quien dio el soplo a Ferrari cuando comprobó que los documentos eran confidenciales, según confirmó un abogado del equipo italiano.

Cuando McLaren tuvo conocimiento de los hechos suspendió de empleo a Coughlan y Ferrari a Nigel Stepney, jefe de desarrollo de la escudería.

La FIA había iniciado a comienzos de mes una investigación después de que se supiera que el jefe de los diseñadores de McLaren-Mercedes había recibido documentación secreta del técnico de Ferrari.

El equipo británico señaló después de haber llevado a cabo una investigación interna, que no se había incorporado en sus coches ninguna propiedad intelectual de otro competidor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento