Diez años después de su primer enfrentamiento y de la única victoria sobre tierra de sus 26 duelos, el español David Ferrer venció a su compatriota Rafael Nadal, por 7-6 (1) y 6-4 en los cuartos de final del torneo de Montecarlo. Ferrer se enfrentará en semifinales contra el suizo Stanislas Wawrinka, campeón del Abierto de Australia, que derrotó al canadiense Milos Raonic, por 7-6 (5) y 6-2.

Por primera vez en nueve años, Nadal no estará en la final del Principado

El alicantino aprovechó su oportunidad y en dos horas y 13 minutos logró lo que parecía imposible, ganar al Rey de la Tierra, y en uno de sus territorios sagrados, donde se ha coronado ocho veces campeón y donde con la de este viernes solo ha doblado la rodilla en tres ocasiones. Nadal cedió la primera en la tercera ronda de 2003 contra el argentino Guillermo Coria, en la primera intervención de Rafa en este torneo y su más temprana salida del mismo, y luego en la final del pasado año contra el serbio Novak Djokovic. Por primera vez en nueve años, Nadal no estará en la final del Principado.

Los 44 errores no forzados de Nadal, por los 28 de Ferrer decidieron el duelo. También el saque del manacorense, perdido en cuatro ocasiones. Sin esa ayuda, y con la falta de ritmo de Rafa, lento en algunas ocasiones, era muy difícil afrontar la mayor rapidez de piernas de David, y su decisión con la derecha. Los inicios del partido ya hacían prever un duelo épico. Quince minutos y 25 segundos duró el interminable tercer juego, en el que Ferrer tuvo oportunidad de marcar el 3-0. Los intercambios se hacían cada vez más largos y siempre desde el fondo, rotos en contadas ocasiones por dejadas casi siempre ganadas por Ferrer.

Nadal jugó un desempate desastroso y cedió el primer set en una hora y 25 minutos, solo siete minutos menos que los que Djokovic había invertido para ganar sus dos primeros partidos esta semana en el Principado. Ferrer salía muy reforzado de este desempate y Nadal cedía un primer set en tierra en un juego corto, desde hace tres años (contra el italiano Paulo Lorenzi en la segunda ronda de Roma). Se esperaba su reacción pero no llegaba, y David se situó con un cómodo y esperanzador 5-2 y servicio. Fue entonces cuando a ráfagas, Nadal soltó el brazo y llevó la inquietud al lado de Ferrer al acortar 5-4, pero de nuevo David volvió a sacar para ganar el partido y no esta vez no falló.

Una larga espera, un rival mejor

Atrás quedan ya las derrotas de Ferrer ante Nadal en ocho finales en tierra, las cinco semifinales y los cuatro cuartos perdidos en esta superficie. David había cortado en seco la racha de 30 victorias seguidas de Rafa sobre tierra, y en sus duelos personales las 17 que el de Manacor le había infligido sobre esta superficie.  "Ha sido una larga espera", concluyó Ferrer en Teledeporte a pie de pista. Una derrota que supone una gran oportunidad para que Djokovic reduzca diferencias con Nadal, que se deja en Montecarlo 420 puntos, en el objetivo del serbio de recuperar el número uno del mundo. "Contra Nadal hay que salir dispuesto a aguantar sus embestidas y con el convencimiento de que, a veces, o tiras un 'winner' o te come", comentó Ferru.

Después de lo que pasó en Australia ha sido un poco más difícil recuperar de nuevo la intensidad, la confianza"Cuando el rival hace las cosas mejor, lo normal es perder. No he jugado bien, ni de la manera correcta y no he tenido la intensidad adecuada con la derecha. Jugué demasiado corto, y por eso no puedo estar feliz", explicó por su lado Nadal.

"Le di la oportunidad de tomar el control del punto casi todas las veces. Le felicito. No estoy contento con la forma en que jugué el segundo set. Debería haber puesto más intensidad en el inicio de este parcial", añadió Nadal, "La intensidad de mis piernas no fue buena. Ha sido una derrota dura. Todas las derrotas son duras, pero especialmente en tierra", añadió el número uno del mundo.   

"No tengo que engañar a nadie. Después de lo que pasó en Australia ha sido un poco más difícil recuperar de nuevo la intensidad, la confianza, el poder interior que siempre he tenido", lamentó Nadal, quien aseguró que "la espalda no es excusa". "Me encuentro bien. Mi estado físico es bueno. No hay ningún problema", dijo.

Avanza Federer con su éxito 950

El serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer se medirán en una de las semifinales del torneo de Montecarlo, después de que ambos escapasen este viernes ante el español Guillermo García López y el francés Jo-Wilfried Tsonga, respectivamente.

El de semifinales será el duelo 34 de Djokovic y Federer, que el suizo domina por un exiguo 17-16

Djokovic había tenido dos plácidos y meteóricos partidos ante otros españoles antes, Albert Montañés (45 minutos) y Pablo Carreño (47 minutos), pero este viernes necesitó dos horas y 11 minutos para doblegar a Guillermo García López, el tercer español que le salió al paso, por  4-6, 6-3 y 6-1. "Guille", campeón en Casablanca, llevaba ocho partidos sin perder y con una gran seguridad en el primer set amenazó a Djokovic, que no acertaba para desbordarle. El español tuvo una gran oportunidad en el segundo set, con tres bolas de rotura que le hubieran situado con ventaja de 4-3, pero las desperdició, y fue el serbio quien después se aprovechó de su mejor físico para anular la sorpresa, y alzarse con el triunfo cuando la noche caía ya sobre Montecarlo.

La paciencia y la madurez de Roger Federer, finalista tres veces en este torneo, siempre ante Rafael Nadal, obraron milagros en la victoria ante el francés Jo-Wilfried Tsonga, por 2-6, 7-6 (6) y 6-1. El de Basilea persiguió romper el servicio de Tsonga sin suerte y necesitó 16 oportunidades para conseguirlo y esto no sucedió hasta el 2-0 del tercer set.

Federer se alzó con la victoria en dos horas y 26 minutos, pero estuvo a solo dos puntos de la derrota. Un suspiro para él que con la de este viernes ha logrado la victoria 950 en toda su carrera, solo superado por Ivan Lendl, con 1071 y Jimmy Connors, con 1253. Federer disputará la semifinal número 50 en un Masters 1000. Será el duelo 34 de Djokovic y Federer, que el suizo domina por un exiguo 17-16. Hay empate 3-3 en sus enfrentamientos en tierra, pero Federer ha ganado los dos que disputaron en estas mismas pistas en 2006 y 2008.