Hamilton con ingenieros
El piloto británico Lewis Hamilton, del McLaren Mercedes, para en boxes durante el Gran Premio de Fórmula Uno de Gran Bretaña. MARK THOMPSON / EFE

Las cosas se ponen feas para McLaren. Si ayer Ferrari decidía no denunciar por espionaje a la escudería angloalemana (al acceder el imputado, Coughlan, a confesar bajo juramento cómo adquirió los documentos secretos), hoy ha dicho la FIA que va a emprender acciones contra el equipo para el que corre Fernando Alonso.

Los representantes de McLaren han sido convocados para comparecer en una reunión extraordinaria de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que tendrá lugar el jueves 26 de julio en París.

Han sido llamados para responder sobre los cargos de incumplimiento del Artículo 151c del Código Internacional de Deportes, entre marzo y julio de 2007, por estar en posesión de documentos e información confidencial de la escudería italiana Ferrari.

Entre estos documentos estaría la información que debería ser usada para el desarrollo, diseño, tests, carreras... del coche de Ferrari de 2007.

El artículo citado alude a "cualquier conducta fraudulenta o cualquier acción que perjudique a la competición o a los intereses del deporte de motor en general".

"No es una denuncia propiamente dicha, sino que, dentro de la investigación por presunto espionaje de McLaren a Ferrari, la FIA necesita tomar declaración a las partes", han declarado a 20minutos.es fuentes de FIA.

Dos de las posibles sanciones para McLaren sería que le quitaran los puntos ganados o que le impidieran participar un año en el Mundial.

El origen de todo

Mike Coughlan, ex diseñador jefe de McLaren y despedido por las acusaciones de espionaje, habría recibido un informe confidencia, de 780 páginas, con información sobre Ferrari, del ex mecánico jefe de la escudería italiana, Nigel Stepney, suspendido de sus funciones.

Según informan los medios británicos, el asunto salió a la luz cuando la mujer de Coughlan, Trudy, iba a copiar los documentos en una fotocopiadora cercana a la sede de McLaren.

El dossier, que contenía importantes informaciones sobre el nuevo coche de carreras de Ferrari, fue hallado en la casa de Coughlan durante un registro domiciliario ordenado por la justicia.

No es la primera vez que la FIA investiga a McLaren, algo que ya sucedió tras el GP de Mónaco, en que se analizó si la escudería angloalemana había dado órdenes a Hamilton de no adelantar a su compañero Fernando Alonso.