La escudería BMW Sauber también está siendo investigada por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) por haber cometido presuntas irregularidades en el pasado GP de Australia de Fórmula Uno. La cadena de televisión estadounidense Speed TV anunció el lunes que Ferrari podría haber utilizado en sus monoplazas un suelo deformante, prohibido por la FIA, para incrementar la tracción en las curvas y ayer se supo que BMW también podría haber apostado por ese sistema.

La FIA todavía no se ha pronunciado, pero en caso de confirmarse las irregularidades sancionaría a ambas escuderías. «Siempre lleva un par de carreras o tres saber lo que está o no está permitido», afirmó el director de McLaren, Ron Dennis, posible beneficiario de esta polémica.