El suizo Roger Federer no disputará su partido de cuartos de final contra el estadounidense James Blake a causa de dolores dorsales, según afirmó el propio tenista.

"Mi espalda se ha resentido en los últimos días. El tratamiento que tomé la noche pasada no sirvió de nada. Por precaución y sin poder estar al 100%, he tomado la difícil decisión de no jugar", asegura el suizo, número dos del mundo, en un mensaje enviado a los aficionados.

Federer agradece a los organizadores y a los fans franceses "su comprensión y su apoyo".