Federer
El suizo Roger Federer se seca el sudor EFE

El checo Tomas Berdych acabó con el sueño de Roger Federer en los cuartos de final del torneo de Wimbledon, tercer 'grande' del año, en una jornada en la que Novak Djokovic cumplió con los pronósticos y se coló en las semifinales.

El suizo cayó en cuatro mangas (6-4, 3-6, 6-1 y 6-4) y por primera vez este domingo no estará en una final que ha disputado los últimos siete años en el All Englad Club y donde soñaba con emular los siete cetros del estadounidense Pete Sampras.

Berdych, que también fue semifinalista este año en Roland Garros, aprovechó la debilidad con el saque del de Basilea para olvidar el desfavorable balance (8-2) ante el ex número uno y apelar al último duelo en el Masters de Miami.

Federer comenzó fuerte en el saqueA pesar de que Federer comenzó con cinco 'aces' en sus tres primeros servicios, su porcentaje bajó y permitió a Berdych hacer daño con su resto. Así, aprovechó su primera bola de 'break' para ponerse en ventaja en el séptimo juego y con eso tuvo suficiente para llevarse el primer set.

A pesar de todo, el helvético no estaba dispuesto a despedirse por la vía rápida y replicó con rapidez en la segunda manga para ponerse con 3-0 al frente e igualar el partido a un set. Sin embargo, su mejoría no había suficiente y Berdych siguió llevando la iniciativa.

Así, se llevó por la vía rápida el tercer parcial, en el que sólo cedió un juego a Federer, y sólo le tembló ligeramente el pulso cuando sacaba para ganar el partido (5-4) y tuvo que salvar una bola de rotura antes de llevarse el triunfo.

Segundo en derrotar al suizo

Con esta victoria, Berdych se convierte en el segundo jugador en vencer a Federer en Wimbledon en los últimos ocho años. Sólo Nadal, en la épica final de 2008 había logrado apartar al suizo del trofeo. Además, Federer cierra el curso sin ningún título en hierba ya que tampoco logró retener el cetro en Halle y perderá muchos puntos en el ranking de la ATP.

Por otra parte, el serbio Novak Djokovic, número tres del mundo, cumplió con el guión y acabó con la andadura del sorprendente taiwanés Lu Yen-hsun, verdugo de Andy Roddick, al imponerse por 6-3, 6-2 y 6-2, y será el próximo rival de Berdych.

"No pude jugar de la manera que quería. Es frustrante"

Al término del partido, Federer confesó que pasa por un mal momento y que le frustra no poder jugar a su antojo, aunque su adversario consideró todo ello una excusa.

"No estoy contento con la forma en que estoy jugando. No pude jugar de la manera que quería. Es frustrante", explicó el primer favorito de la competición en rueda de prensa, que dijo haberse visto aquejado en sus dos o tres últimos partidos por algunos dolores.

La rigidez de espalda la he sentido en los últimos cinco o seis días

Federer comentó que su problema en la pierna comenzó a notarlos en la final del torneo de Halle, que perdió ante el australiano Lleyton Hewitt, ex número uno del mundo, mientras que las molestias en la espalda adquirieron más importancia hace menos de una semana.

"La rigidez de espalda la he sentido en los últimos cinco o seis días realmente mal. También en la final de Halle", dijo Federer, que consideró ese un síntoma "normal" durante la temporada de hierba y que muchos otros jugadores padecen.

Por su parte, el checo Tomas Berdych consideró que quizá las molestias físicas citadas por Federer eran simplemente una forma de excusar su derrota. "No sé si está buscando algunas excusas después del partido o algo así. Eso ocurre para todos", señaló el checo, satisfecho con su juego, pero sin mostrarse sorprendido al derrotar al seis veces campeón de Wimbledon.

Berdych aseguró que la caída del número dos del mundo se puede interpretar de distintas formas: "puedes decir que no tuvo suerte o que su oponente fue un poco mejor y que él".