Balotelli
Balotelli, con Italia. ARCHIVO

Si algo ha dejado claro la primera fase de la Eurocopa es que todavía no tiene dueño.  En pleno debate sobre las dudas que genera el juego de España, lo cierto es que ninguna selección ha sido capaz de imponer su fútbol con claridad. Todas, incluida la roja, han llegado a sufrir en algún momento del torneo. También la poderosa Alemania, la única que ha ganado los tres partidos, lo pasó mal en su último duelo contra Dinamarca (1-2).

Francia, otra de las candidatas a disputar la final de Kiev, echó por tierra sus buenas sensaciones ante Suecia, una selección que ya estaba eliminada, pero que sacó a relucir todas sus carencias. Inglaterra aprovechó esa empanada gala para hacerse con el liderato del grupo D, pero su fútbol ha sido ramplón, escaso y decepcionante.

Todas, incluida la roja, han llegado a sufrir en algún momento del torneo

La Italia de Prandelli intentó enterrar su tradicional catenaccio (fútbol defensivo) ante España, pero terminó recurriendo a él para lograr el pase a cuartos sin florituras ni envoltorios. A su estilo clásico. Eso sí, en el país transalpino nadie se lleva las manos a la cabeza, ¿cuándo ha jugado bien Italia?

Pero la gran derrotada de la primera fase ha sido Holanda, que ya está en casa después de haber perdido sus tres partidos. Una deshonra para los subcampeones del mundo, como así se lo ha hecho saber la prensa de su país. Rusia también se iba a merendar la Eurocopa tras golear a la República Checa en su debut (4-1), pero al final serán los checos quienes jugarán los cuartos.

Viendo tan incierto panorama, la España de Del Bosque puede estar más que satisfecha: pasa a cuartos como primera de grupo, invicta, es la máxima goleadora de la Eurocopa (6) y la menos goleada (1). Y encima recibe críticas.

Selecciones

La sorpresa: Grecia. Nadie contaba con ellos, pero están en cuartos. Los helenos ya sueñan con repetir la gesta de 2004 cuando levantaron el título.

La decepción: Holanda. Desastre total para la subcampeona del mundo, eliminada con tres derrotas, dos goles a favor y cinco en contra.

La más fuerte: Alemania. Así lo dicen sus números porque es la única que ha ganado los tres partidos. Su fútbol no ha sido vistoso, pero sí efectivo.

Jugadores

Iniesta. El manchego está siendo el motor de España y su hombre más inspirado junto a Silva y Cesc. Xavi aún tiene que marcar las diferencias.

Mario Gómez. Es el Pichichi de la Euro con tres goles, los mismos que el croata Mandzukic y el ruso Dzagoev, ya eliminados. Es el hombre gol de Alemania.

Cristiano Ronaldo. Apareció cuando más le necesitaba Portugal. Sus dos goles ante Holanda (2-1) metieron al combinado luso en cuartos de final.

Rooney. Se perdió por sanción los dos primeros partidos de Inglaterra, pero debutó ante Ucrania con un gol decisivo (1-0), que dio el liderato a los suyos.

Mandzukic. El delantero croata del Wolfsburgo (3 goles) ha sido una de las revelaciones del torneo. Ha despertado el interés de los grandes clubes.

Iker Casillas. Solo ha encajado un gol y es el portero menos goleado de la Eurocopa. Ante Croacia fue decisivo.

Benzema. Está siendo participativo y ha dado dos asistencias de gol, pero Francia todavía está esperando las dianas de su referencia en ataque.

Arshavin. La estrella rusa, eterna promesa, no ha brillado en la Eurocopa. «No tenemos que pedir perdón», dijo al llegar a su país tras quedar eliminados.

Balotelli. Sacó pecho por su gol a Irlanda, pero le tuvieron que tapar la boca para que no la liara al celebrarlo. Escaso el rendimiento del polémico ariete italiano.

Velasco Carballo no pasa a cuartos

El colegiado español, Velasco Carballo, es uno de los cuatro que no volverán a arbitrar en la Eurocopa. Sus polémicas actuaciones le han pasado factura. En el Polonia-Grecia expulsó a un defensa griego sin razón y en el Dinamarca-Alemania se tragó un claro penalti de Badstuber. Pero la gran polémica del torneo fue el gol fantasma de Ucrania ante Inglaterra. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, se mostró partidario de colocar sensores en las porterías para detectar esos goles.