Espanyol B
Un jugador del Espanyol B, sobre el terreno de juego. RCD Espanyol.

Cinco futbolistas del filial del RCD Espanyol han acabado en el hospital tras el encuentro que ha disputado el conjunto barcelonés en la localidad leridana de Balaguer, que acabó con 3-1 favorable a los locales.

Según informa la pagina web del RCD Espanyol el partido fue "violento" por parte del Balaguer y subraya las bajas como "heridos de guerra", después de destacar que la tensión se vivió "desde el primer momento".

El joven españolista Molina acabó con una fractura del tabique nasal, Sielva y Joselu con sendas conmociones y que el portero Dinu padeció una herida en los genitales -un desgarro en el prepucio más concretamente-, aunque pudo acabar el partido. El quinto, Eric, sufrió un golpe en la cadera.

El caso más preocupante ha sido el de Joselu, quien fue traslado de urgencia al Hospital Arnau de Vilanova (Lleida), ya que padecía un traumatismo craneal con pérdida de conocimiento. El jugador estará en observación entre uno y dos días.