70-47. España se encarama a la cima del mundo

Las claves:
  • Arrollamos en el primer cuarto.
  • Buena labor de equipo.
  • Garbajosa, espectacular.
Los jugadores de la selección, eufóricos. (Reuters)
Los jugadores de la selección, eufóricos. (Reuters)
Fue un domingo de esos que todos recordarán, estuvieran en el sillón de su casa, en Saitama o en cualquier pabellón donde lo vieran con otros aficionados. Un día de esos que últimamente vive con frecuencia nuestro deporte. España es el
mejor equipo de baloncesto del mundo, ahí es nada, campeones mundiales.

En 20minutos.es también lo vivimos intensamente, así seguimos el duelo en directo con nuestros lectores.

Nunca antes se vivió éxito semejante. En el día más importante en la historia del deporte de la canasta nacional, la selección española respondió con creces y acabó con todas las maldiciones. La final ante los rocosos griegos se había puesto cuesta arriba, pero sólo antes de empezar. Los helenos no dieron tanto miedo como cuando jugaron ante Estados Unidos.

Faltaba Pau Gasol, el guía de este equipo sobresaliente, lesionado en un dedo de su pie y que sólo podía animar desde el banquillo. Pero la debilidad fortaleció a los hombres de Pepu Hernández.

Un equipo donde todos dieron lo máximo y se encarriló en el primer cuarto

Cada uno fue un poquito mejor y quiso dedicarle la victoria a su compañero y amigo (cuestión importante en un equipo donde no hay lucha de egos). Apenas sí hubo un partido de diez minutos, un cuarto, el tiempo que empleó España en abrir brecha en el marcador.

No hubo flaquezas en el juego nacional, firme en defensa y polivalente en ataque. Podía anotar cualquiera, con Garbajosa en plan estelar. El escudero de Pau nunca falta a la cita y se marcó un partido para recordar.

Y si no marcaba el nuevo jugador de los Raptors poco importaba: allí estaba Navarro, Calderón, Reyes (soberbio) o Jiménez. La mejor generación de jugadores que nunca tuvimos jugó el partido perfecto. Los Corbalán, Villacampa o Romay pueden estar orgullosos de sus sucesores.

Grecia no reaccionó

Ante el poderío español, que en el segundo cuarto ya volaba con ventajas de quince puntos, Grecia poco pudo hacer.

El equipo que hace unos días había arrollado a Estados Unidos desapareció por completo, empezando por su estrella, Papaloukas. El mejor base europeo naufragó y nunca pudo controlar el partido a su gusto. Grecia vivió una pesadilla.

El arreón de la roja bajó de marcha en el tercer cuarto, algo peor que el resto, pero aún así se mantuvieron los 20 puntos de ventaja (54-34). Un increíble triple de Garbajosa en el último segundo tuvo la culpa.

Los últimos diez minutos marcaron el inicio de la fiesta y convirtieron la victoria en exhibición.

España se sabía campeona pero nunca bajó los brazos, mientras los griegos luchaban por una remontada imposible.

Así fue retrocediendo el reloj, mientras el marcador reflejaba la superioridad de un equipo que hace un par de meses inició su concentración. Desde entonces, no ha perdido un sólo partido.

Nadie ha podido con España, la selección campeona del mundo de baloncesto. ¡Qué bien suena! Y es tan real como Pepu, Gasol, Garbajosa y todos esos nombres que serán grabados a fuego en la mente de todo aficionado.

Celebraciones de todo tipo

Las bromas sobre 'La Pocha', un juego de cartas que hace las delicias de la selección española en las concentraciones, los hoteles y los viajes, protagonizó algunas de las celebraciones de los campeones del mundo sobre la pista del Saitama Super Arena.

Al margen del tradicional corte de redes, una a cargo Rudy Fernández y otra, ya después de la ceremonia de entrega de medallas, por parte de Marc Gasol, las celebraciones de la selección nacional dejaron patente que este equipo es un grupo de amigos.

Todos le dedicaron la victoria a Pau Gasol, al que llevaron en volandas para que participará del éxito con ellos. Se colocaron en círculo en medio de la pista haciendo que jugaban una partida de 'Pocha', bailaron juntos, se revolcaron por el parqué, saltaron, lloraron y disfrutaron.

En el vestuario siguieron los cánticos todos juntos abrazados, de todo tipo.

Las primeras reacciones por el triunfo comenzaron antes de que acabara el choque, con el balón todavía en juego y cinco minutos por delante. Cuando Jiménez fue sustituido por Mumbrú después de un derroche de fuerza y sacrificio, se derrumbó entre lágrimas.

Le siguieron otros, pero la felicidad invadió a un equipo que, además, colocó a dos jugadores en el cinco ideal del campeonato, Jorge Garbajosa y Pau Gasol, y consiguió que éste último ganase el premio al Jugador Más Valioso (MVP) sin ni siquiera jugar.

FICHA DEL PARTIDO

47 - Grecia (12+11+11+13): Diamantidis (4), Hatzivretas (-), Kakiuzis (17), Fotsis (7), Papadopoulos (2) -cinco inicial-, Spanoulis (4), Tsartsaris (-), Schortsianitis (2), Papaloukas (10), Dikudis (1) y Vasilopulos (-).

70 - España (18+25+11+16): Calderón (7), Navarro (20), Jiménez (4), Reyes (10), Garbajosa (20) -cinco inicial-, Marc Gasol (2), Berni Rodríguez (6), Mumbrú (-), Cabezas (1), Fernández (-) y Sergio Rodríguez (-).

Árbitros: Jungebrand (FIN), Moore (USA) y Estévez (ARG). Excluyeron por personales a Diamantidis (m.37).

Estadísticas (España - Grecia):

Dos puntos: 14/31 (45%) - 13/14 (38%)

Triples: 12/30 (40%) - 5/21 (24%)

Tiros libres: 6/11 (55%) - 6/12 (50%)

Faltas: 12 - 19

Robos: 9 - 4

Rebotes: 42 (15 ofensivos) - 33 (11 ofensivos)

Mostrar comentarios

Códigos Descuento