Adrián Ben
Adrián Ben en los Europeos de atletismo de Berlín 2018. EFE

La prueba fetiche del atletismo español, los 1.500 metros, no tendrá ningún representante español en las semifinales de los Europeos de Berlín. Justo 26 años después de la victoria olímpica de Fermín Cacho en Barcelona '92, la debacle confirma la ausencia de un relevo generación en la distancia.

La eliminación del joven gallego Adrián Ben en la primera ronda europea de 1.500 deja a España no solo sin ningún finalista, es que tampoco habrá nadie en semifinales.

El atleta de Viveiro, de 20 años recién cumplidos, era el único representante español en una especialidad que ha reportado a España once medallas -tres de oro- en la historia de los campeonatos de Europa. Ninguno de los séniors había sido capaz de hacer la mínima federativa (3:38.00), con Adel Mechaal (cuarto en el Mundial de 2017) corriendo distancias superiores (el 5.000 y el 10.000).

Era una tarea difícil para un atleta novato -bronce en un europeo júnior- cuya marca de 3:39.40 le situaba noveno entre los once de la segunda serie. A la final pasaban sólo los tres primeros de cada carrera y tres más por tiempos.

Ben se puso en cabeza y pronto lo relevó el italiano Mohad Abdikadar, los dos en busca de una carrera rápida que aumentara las opciones de repesca. El lucense Llegó al ultimo giro en el grupo delantero pero clavó en la recta y acabó octavo con 3:42.01.