Balonmano
La selección española de balonmano celebra su victoria en el Europeo de Croacia. EFE

Hablar de deportes de equipo de selecciones en España es, especialmente en la última década, hablar de éxitos. El último de ellos, el de la de balonmano, que este domingo se proclamó campeona de Europa, un nuevo título y colofón perfecto a un ya de por sí brillante palmarés.

Las disciplinas deportivas más importantes (tomando como baremo las que son olímpicas: fútbol, baloncesto, balonmano, hockey hierba y waterpolo) dan una alegría tras otra cuando se trata de defender la camiseta de España y las medallas caen una detrás de otra. El lado oscuro de muchas de estas especialidades es el seguimiento que tienen en el día a día, muy escaso en todos ellos excepto en el balompié, y ni siquiera los constantes éxitos de los equipos naciones logran que el público aparque el deporte rey para centrarse en otras modalidades.

De momento, y a dos años vista de otros Juegos Olímpicos, los que se celebrarán en Tokio en 2020, el oro europeo del balonmano es otro éxito del deporte español y reivindica la figura de jugadores a los que, por desgracia, el foco mediático abandona durante el resto del año.

Balonmano: Hispanos y Guerreras: éxitos en hombres y en mujeres

Nada menos que nueve medallas han cosechado los equipos masculino y femenino de balonmano en esta década.

Los Hispanos conquistaron este fin de semana el primer oro europeo de su historia. Sus éxitos son constantes, y desde 2008 ha conquistado un título y un bronce Mundial (2013 y 2011), y otras dos medallas continentales (plata en 2016, bronce en 2014). Falta subirse al podio en unos Juegos.

Los éxitos de las Guerreras son más recientes. Se dieron a conocer con su plata europea de 2008, y su carácter competitivo y calidad les ha llevado también a un bronce olímpico y mundial (2012 y 2011) y otra plata continental (2014).

Baloncesto: lluvia de medallas: 15 en 20 intentos en ambas categorías

Hablar de basket en España es hacerlo de éxitos constantes, de una medalla detrás de otra, sea en la modalidad masculina o en la femenina. Ambas selecciones han dominado el panorama europeo durante esta década y solo los imbatibles equipos estadounidenses han impedido que lo hagan también a nivel mundial.

Ocho veces de diez intentos ha logrado subirse a alguno de los cajones del podio la ÑBA. En Europa, ha dominado con puño de hierro, logrando tres oros continentales (2009, 2011 y 2015) y dos bronces (2013 y 2017) en cinco campeonatos. En los Juegos, dos platas olímpicas (2008, 2012) y un bronce (2016), todas ellas con derrota final ante el Dream Team americano. El único pero, los Mundiales, sin medallas en 2010 y 2014 tras la victoria lograda en 2006. 

No le va a la zaga el equipo femenino, que en el mismo periodo ha logrado siete medallas. Conquistó el oro europeo en 2013 y 2017, y se llevó el bronce en 2009 y 2015. En los JJ OO, plata en Río 2016, mientras que en los Mundiales ha conquistado una plata (2014) y un bronce (2010).

Fútbol: el triplete de títulos de la Roja entre 2008 y 2012

La selección masculina rompió fin a una sequía de 32 años cuando ganó la Eurocopa de 2008. Fue el inicio de un ciclo glorioso en el que se ganó también el Mundial de 2010 y otro título continental en 2012, un triplete que nunca antes había logrado ninguna selección en toda la historia.

La Roja lleva ahora dos torneos en los que no ha dado la talla, pero la llegada de Lopetegui ha revitalizado a un equipo que aspira a todo en el Mundial de Rusia de este año. 

España femenina es una selección en auge. Poco a poco, el talento de las futbolistas hispanas está saliendo a la luz, aunque de momento su mayor éxito son los cuartos de la Eurocopa 2017. El siguiente reto, el Mundial de 2019.

Waterpolo: la selección femenina toma el relevo de la masculina

La selección masculina fue gran protagonista del waterpolo europeo y mundial en los 90, pero desde esa época, liderada por el gran Manel Estiarte, solo ha habido un gran éxito: la plata lograda en el Europeo de Roma en 2009

Recientemente, se ha quedado cerca de las medallas, pero fuera del podio, como en el sexto puesto de Londres 2012 y el séptimo de Río 2016.

El relevo medallista del equipo masculino lo ha tomado el femenino, que ha conseguido logros impresionantes. Empezó con una plata europea en 2008, para lograr años después dos momentos históricos: el subcampeonato olímpico en Londres 2012, el oro en el Mundial de 2013 y el título europeo en 2014.

El año pasado, logró la plata mundialista, es hoy en día una de las mejores selecciones del panorama internacional.

Hockey hierba: cerca de las medallas, pero sin éxitos recientes

A principios de siglo, el hockey hierba masculino dio muchas medallas al deporte español, pero desde 2008, cuando logró la plata olímpica, no sube a un cajón del podio.

Ha habido muchos ‘casis’ en los últimos años, pero el éxito absoluto que supone una medalla no llegó: fueron sextos en Londres 2012 y quintos en Río 2016, el Mundial 2010 y los Europeos de 2013 y 2017. El siguiente desafío es el campeonato del mundo de finales de año en Bhubaneswar (India).

El equipo femenino también ha rondado las medallas en varias ocasiones recientemente, especialmente en Europeos, pero de momento su última medalla es la plata continental de 2003.