Novak Djokovic
Novak Djokovic, durante el Masters 1000 de Montecarlo. EFE

Novak Djokovic se ha clasificado para la segunda ronda del Masters 1000 de Montecarlo, después de ganar por 6-3, 4-6, 6-4 con cierta dificultad a un Philipp Kohlschreiber que le llevó al límite de su paciencia.

Prueba de ello es cómo reaccionó al fallar una bola en el segundo set, el único que perdió. El enfado del número 1 del mundo era absoluto, ya que Kohlschreiber parecía que le había cogido la medida, y lo pagó con su raqueta, que empezó a golpear contra el suelo hasta romperla.

Ahí no acabó su enfado. En otra bola que falló, decidió pagarla de nuevo con su 'arma', aunque esta vez no la rompió, sino que la lanzó hacia la grada en un intento de llegar a la pelota. En el primer caso, el juez de silla le dio un aviso, aunque no en el segundo.

Para poner el colofón a un segundo set en el que no le salió nada, el alemán Kohlschrieber le dio un pelotazo en el muslo, para después pedirle disculpas. Djokovic acabó sobreviviendo, aunque no sin sufrimiento, para seguir avanzando en el primer torneo en tierra batida de la temporada.