Novak Djokovic besa el trofeo de campeón
Novak Djokovic besa el trofeo de campeón (EFE). ANDRE PICHETTE / EFE
El serbio Novak Djokovic se proclamó este domingo campeón del torneo de Montreal al vencer en la final al suizo y número uno del mundo Roger Federer, quien defendía título, por
7-6 (2), 2-6 y 7-6 (2) en dos horas y trece minutos.

Djokovic se adjudicó el segundo título de la temporada, pues también se impuso en Miami, y consiguió su primera victoria sobre Federer de las cinco veces en las que se han enfrentado.

Federer perseguía el título 50 de su carrera, pero Djokovic se lo impidió

Pero en esta ocasión a Djokovic, que recuperará así el tercer puesto de la clasificación mundial que la pasada semana le arrebató el estadounidense Andy Roddick, le ha salido un torneo redondo.

Tras dar cuenta del alemán Nicolás Kiefer, el argentino David Nabaldian, y Roddick sin ceder un sólo set, logró la primera sorpresa al sacar del torneo a Nadal, segundo jugador del mundo, por 7-5, 6-3.

Federer disputaba en Montreal su séptima final de la temporada, perseguía su quinto título del año y el número cincuenta de su carrera, pero el balcánico frustró sus aspiraciones.

Pelea al máximo

Djokovic no pudo empezar mejor. En los primeros compases del partido rompió el servicio de Federer y adquirió una ventaja de 3-0, aunque el suizo no tardó en neutralizarla.

El serbio peleó cada punto hasta anular las seis bolas de set de que dispuso Federer para adjudicarse la primera manga y que tiró por la borda. Sin embargo, Djokovic si aprovechó la primera ocasión de cerrar el set.

Transcurría ya el tercer juego del segundo set cuando Djokovic logró el segundo saque directo de partido, su principal baza para imponerse a Nadal el día anterior. Federer desperdició de nuevo tres bolas de 'break' en el cuarto juego lo que permitió el empate a dos juegos, pero ya no dejó que el serbio anotara ninguno más.

En el tercer set se mantuvo la tensión de los anteriores. Djokovic llegó a adelantarse (2-0), pero Federer rompió su servicio para colocarse 4-4 y finalmente llegar al 'tie-break'.