Barcelona vs Atlético
Messi pelea una pelota con Koke y Rodri. EFE

El Barcelona le ha dado un golpe definitivo a la liga, después de vencer por 2-0 al Atlético de Madrid, gracias a los tantos en el tramo final del encuentro de Suárez y Messi.

El equipo de Diego Pablo Simeone salió realmente enchufado al Camp Nou, presionando muy arriba y haciendo realmente incómodo al equipo culé poder progresar al ataque.

A pesar de eso, fue el Barcelona el que tuvo la primera gran ocasión del encuentro, después de que Jordi Alba recibiera un buen pase en profundidad y estrellase la pelota en el larguero en el minuto 14.

Griezmann, con un buen remate que detuvo Ter Stegen tras recibir un pase de Koke, intimidó la portería del Barça, a lo que el líder respondió con una buena jugada en la que Coutinho disparó y Oblak detuvo.

En el minuto 28 del duelo el choque vivió la jugada clave, después de que Diego Costa fuese expulsado por decirle al árbitro "la puta madre que te parió". A pesar de la inferioridad numérica, el Atlético de Madrid le mantuvo el pulso al encuentro, y de hecho Simeone reaccionó con un cambio ofensivo, metiendo a Correa por Arias e intentando seguir saliendo al contragolpe.

El Barcelona tuvo un par de buenas opciones, pero Luis Suárez no acertó con su último toque y el choque se fue al descanso con 0-0.

En la segunda mitad, Diego Pablo Simeone dejó claro que el Atlético de Madrid necesitaba la victoria, y a pesar de la inferioridad numérica, volvió a hacer un cambio muy ofensivo, metiendo a Morata en el lugar de Filipe Luis.

A partir de ahí, el partido se rompió, y de eso se aprovechó el Barcelona para salir con espacios. Messi comenzó a conducir, y en el minuto 60 dejó a Luis Suárez mano a mano con Oblak, aunque el esloveno volvió a hacer una parada tremenda con el pie.

El meta del Atlético de Madrid, en el minuto 69, volvió a sacar una gran mano a Messi, después de que el argentino hiciera una excelente jugada individual.

A balón parado, el equipo colchonero avisó en un par de ocasiones con dos buenos cabezazos de Giménez que se marcharon fuera por poco.

Con el encuentro roto, el Barcelona acabó poniendo el 1-0 en el minuto 85, gracias a un brillante disparo de Luis Suárez, inalcanzable para Oblak. Eso rompió definitivamente al Atlético de Madrid, y Leo Messi, con una gran acción individual, puso el 2-0 definitivo.