Dinamarca-Suecia
Marcus Allback (izq.) disputa la pelota con el danés Michael Gravgaard, durante el transcurso del partido. EFE
Una agresión al colegiado alemán Herbert Fandels por parte de un aficionado danés en la recta final del partido, puede dar por perdido (0-3) el partido a Dinamarca, tras suspenderse el partido con un 3-3.
El video marcador del Parken Stadium anunció que el árbitro había dado por perdido el partido 0-3 por dichos incidentes

Un penalti en contra de Dinamarca y una expulsión del sevillista Poulsen armaron el lío. Suecia tenía en su poder adelantarse en el marcador, pero la agresión cortó su posible victoria. A partir de ahora, la UEFA debe decidir en breve las consecuencias de esta noche triste para el fútbol danés.

El video marcador del Parken Stadium anunció que el árbitro había dado por perdido el partido 0-3 por dichos incidentes.

Todo eso, después de enviar a los vestuarios a los dos equipos y tras 15 minutos de deliberación.

Dinamarca no sólo se puede quedar sin 3 puntos que pueden ser determinantes para su futuro en la fase de clasificación, sino que se arriesga a sufrir una sanción que se puede agravar por el hecho de que otros dos espectadores locales saltaron al campo durante la espera por conocer la decisión arbitral.

El escandaloso final oscureció un encuentro vibrante, en el que Dinamarca fue capaz de remontar un 0-3 en contra a la media hora.