Los clubes descendidos se enfrentan a la ruina y a los de Europa les toca el 'Gordo'

  • Sólo participar en la Champions supone unos ingresos de entre 8 y 10 millones.
  • El Málaga dejará de ganar 26 millones de euros respecto al año pasado.
  • Los descendidos dicen adiós a su trozo del pastel televisivo: hasta 14 millones.
Los jugadores de la Real Sociedad Xabi Prieto y Antoine Griezmann celebran un gol de su equipo.
Los jugadores de la Real Sociedad Xabi Prieto y Antoine Griezmann celebran un gol de su equipo.
EFE

Para los clubes de la Liga Española, entrar en competiciones europeas o no hacerlo, o descender a Segunda División, no es sólo una cuestión de prestigio o de gloria deportiva. Se trata de una cuestión casi de supervivencia.

El impacto económico de no jugar en Europa o de descender de categoría es decisivo para las cuentas de los clubes y para todo su funcionamiento. En algunos casos, estar o no estar en Primera o jugar la Champions puede suponer reducir el presupuesto de un equipo en un 50%.

El premio de Europa

Real Sociedad: Con un presupuesto de 43,5 millones de euros, la clasificación para la Champions League supone para los donostiarras un mínimo de 2,1 millones de euros, que es lo que la UEFA estipula sólo por participar en la fase previa. Si pasa a la fase de grupos, 8,6 millones más. Después, cada victoria se cobra a un millón de euros y a medio millón en caso de empate. Alcanzar los octavos supone 3,5 millones de euros, los cuartos 3,9 millones y las semifinales 4,9 millones. El finalista cobra 6,5 millones y el ganador, 10,5. A estas cifras hay que sumar una importante cantidad correspondiente a los derechos de televisión.

A la espera del cierre de los datos definitivos por parte de UEFA, a la Real Sociedad le vale el ejemplo del Villarreal hace dos temporadas. El equipo castellonense percibió 6,7 millones de euros por derechos televisivos y se embolsó un total de 13,9 millones por participar en Champions y eso que no ganó ni un solo partido. Por lo tanto, si la Real entra en fase de grupos será fácil que el equipo vasco supere esta cifra, por lo que ingresaría en torno a un tercio de lo que ha sido su presupuesto este año. A esto hay que sumar los ingresos que supone en entradas y en el gasto que las aficiones visitantes hacen en los partidos europeos.

Valencia CF:El club che ha contado este año con el cuarto presupuesto más alto de la categoría, de 103 millones de euros. No estar por cuarto año consecutivo en Champions impedirá a los valencianos mantener su estatus actual. Y es que por participar en Liga de Campeones, el Valencia cobró el un total aproximado de 23 millones de euros. A esto hay que sumar los ingresos que supusieron las entradas. La próxima temporada jugará en la Europa League.

En el mejor de los casos, lo que cobre por participar en esta competición rondará los 10 millones, que es lo que se lleva el ganador del título, aproximadamente. Para comprender la diferencia de entrar en Champions o entrar en Europa League, basta con mirar los ingresos por televisión. Si en la máxima competición europea el Valencia percibía más de 9 millones de euros, en Europa League ingresará la mitad. Así las cosas, el presupuesto del año que viene no alcanzará los 100 millones de euros. Un varapalo para un equipo de la dimensión y de la ambición del Valencia.

Málaga CF: El Málaga se ha clasificado para la Europa League, pero no sabe si podrá participar en ella hasta que el TAS no resuelva su recurso a la sanción que le ha impuesto la UEFA y que le impide participar en competiciones europeas. Confiando en que le salga bien, hay que tener en cuenta que el Málaga ha tenido un presupuesto de 80 millones de euros, el quinto más alto de la Liga. Y eso que no está, ni mucho menos, entre los que más cobra por derechos televisivos (14 millones).

Pero gran parte de ese presupuesto se debió a su presencia en Champions. Llegar, además, hasta cuartos de final y con brillantez, le supuso a los andaluces ingresar unos 36 millones de euros de la UEFA (que pueden ser más; aún se desconoce cuánto se lleva por los derechos televisivos de la temporada). Como en el caso del Valencia, estar en Europa League significará que los ingresos europeos darán un bajón considerable. El techo, siempre y cuando se llegue a la final, está en los 10 millones. El Athletic de Bilbao, finalista en 2012, ni siquiera alcanzó esta cifra. Por lo tanto, y en el mejor de los casos, el Málaga perderá 26 millones de euros en ingresos respecto al año pasado. Una tragedia para un club con una deuda que, precisamente, es la que le ha costado una sanción europea.

Betis: Lo que es un paso atrás para Valencia y Málaga, es un paso al frente para el Betis. Los andaluces tienen un presupuesto de 40 millones de euros, con unos ingresos por televisión de 12 millones. Su presencia en Europa le supondrán unos ingresos de al menos 5 millones de euros, atendiendo a lo que equipos españoles han recibido por derechos televisivos europeos y el fijo por jugar la competición. Los éxitos le pueden hacer duplicar esta cifra.

En el caso del Betis, además, su presencia en Europa asegura grandes entradas, ya de por sí comunes en el Benito Villamarín. En definitiva, entrar en Europa le permitirá a los verdiblancos acercarse a los cinco primeros presupuestos de España.

El Rayo Vallecano (octavo) y el Sevilla (noveno) tienen que estar muy pendientes de la decisión del TAS. En el caso de los madrileños, porque ellos también están sancionados por la UEFA. Si ellos son perdonados y el Málaga no, jugarán la UEFA. Ganar entre 5 y 10 millones de euros puede duplicar el más bajo presupuesto de la Liga (7,5 millones de euros). En el caso del Sevilla, que jugaría la Europa League si Málaga y Rayo siguen sancionados, el dinero europeo puede ser clave para poder presupuestar como este año (60 millones), aunque la mayor parte de los ingresos que percibirán los hispalenses vendrá de las posibles salidas de sus estrellas: Jesús Navas y Álvaro Negredo.

El descenso, un golpe muy duro

Real Mallorca: El club balear ha tenido un presupuesto este año de 30,5 millones de euros. Además, por derechos de televisión percibe casi 14 millones, es decir, prácticamente la mitad del mismo. El descenso a Segunda implica que los derechos de televisión se reduzcan drásticamente y se quedarán en torno a los dos millones de euros. Los derechos de patrocinio (unos 2 millones) también se reducen a más de la mitad, por lo que el impacto económico para el club oscilará entre los 13 y los 14 millones de euros, sin contar con la posible reducción de ingresos por taquilla y abonos, algo que no es regular por que en algunos casos, los históricos de Primera suelen recibir un importante apoyo del aficionado cuando pierden la categoría.

La venta de la estrella del equipo, el mexicano Gio dos Santos, puede paliar esta situación, aunque hay que tener en cuenta que el equipo balear sólo percibiría el 50% del hipotético fichaje, ya que la mitad de los derechos de Dos Santos pertenece al Tottenham inglés.

Deportivo de La Coruña: El equipo de Lendoiro era, de los que se jugaban el descenso, el de mayor presupuesto, en concreto 40 millones de euros. Pero este es un caso muy especial, ya que hasta hace unos meses, el equipo gallego no pudo ingresar el dinero de sus derechos televisivos, que ascendía a 14 millones de euros. El motivo es que Hacienda había procedido al embargo de los ingresos del club gallego, atenazado por una deuda que el club cifra en 34 millones de euros pero que de manera no oficial, se calcula en 90 millones. Curiosamente, la pasada temporada, cuando el Dépor estaba en Segunda, contaba con el presupuesto más alto de la categoría, 45 millones, superior incluso al de este año. Uno de los motivos era la negociación que el presidente coruñés, Augusto César Lendoiro, había llevado a cabo con Mediapro y que garantizaba unos ingresos de un 50% más que el resto de equipos de Segunda, por lo que percibía unos tres millones.

Por lo tanto, la situación financiera del Dépor en su retorno a Segunda es una incógnita: perderá entre 11 y 12 millones de euros por derechos televisivos (en función de si Mediapro mantiene la vigencia del acuerdo de 2011) y otro millón por derechos de patrocinio, pero la sombra de la deuda con Hacienda puede convertir el descenso del equipo gallego en un drama. Precisamente, Lendoiro ha sido uno de los dirigentes futbolísticos más beligerantes con el actual sistema de reparto del dinero de las teles y siempre ha propugnado una compensación para los descendidos, que él cifraba en 27 millones a repartir entre estos tres equipos. La buena noticia del Dépor es la actitud de su afición: por ejemplo, en la temporada 2011-2012 (en Segunda), la asistencia media a Riazor aumentó un 32% respecto al año anterior.

Real Zaragoza:El equipo maño sufrirá un fuerte varapalo con su descenso. Su situación es muy similar a la del Mallorca. Con un presupuesto este año de 30 millones de euros, percibe 14 en concepto de derechos de televisión. Sumado a las pérdidas por derechos de patrocinio, bajar a Segunda supondrá unas pérdidas de algo menos de la mitad de su presupuesto, entre 12 y 13 millones.

El club ya descendió hace cinco años (temporada 2006-2007), precisamente cuando esa temporada había jugado la UEFA y cuando tenía uno de los presupuestos más altos de su historia, de cerca de 67 millones de euros. Esta vez, la caída no será tan dura. El equipo maño, además, cuenta con una fiel masa social que podrá reducir el impacto del descenso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento