Mandzukic discute con Ramos
El jugador de la Juventus Mario Mandzukic discute con Sergio Ramos en un momento de la primera parte de la final de la Champions, disputada en Cardiff. EFE

Corría el mes de mayo de 2000 cuando los equipos españoles lograban algo histórico: meter a tres equipos de una misma liga en las semifinales de la máxima competición continental. Real Madrid, Barça y Valencia lucharon, junto al Bayern, por la victoria en la Champions, que finalmente cayó del lado de los blancos, entonces dirigidos por Vicente del Bosque.

Desde entonces, el dominio español en el torneo ha sido demoledor. De las 20 últimas ediciones, en 10 ha salido vencedor un equipo de LaLiga, en tres se ha visto una final entre clubes españoles, y en tres ocasiones el subcampeón ha sido un conjunto de nuestro país.

Los datos son demoledores, pero desde esa edición de la temporada 1999/2000, ver a tres semifinalistas españoles se ha resistido, algo que sí logró la Premier League en 2007 y 2008 (en ambas ocasiones con Manchester United, Chelsea y Liverpool). Y ese es el desafío para esta edición, meter de nuevo a un trío de representantes a las puertas de la gran final.

Real Madrid

La Juve amenaza. Que nadie se engañe con el recuerda de la final del año pasado, con el contundente 4-1 de Cardiff: la Juventus es un rival muy, muy duro y en los últimos cuatro enfrentamientos entre ambos a doble partido, todas las veces ha salido vencedor el conjunto transalpino.

El Real Madrid llega en un gran momento de forma y todos sus jugadores parecen muy, muy enchufados. La gran incógnita es saber por quién apostará Zidane en Turín (hoy, 20.45 horas, Antena 3 y TV3): Isco, Bale, Asensio y Lucas Vázquez pugnan por el puesto en el '11' que baila.

En la Juve, las malas noticias ya eran conocidas hace varias semanas, pues ni Pjanic ni Benatia jugarán el partido por sanción. De especial importancia es la ausencia del centrocampista bosnio, el hombre clave de la medular del equipo italiano.

Sevilla

El ogro alemán. No es el conjunto hispalense, ni mucho menos, en la eliminatoria ante el Bayern. Pero tampoco lo era en la anterior ronda ante el Manchester United, y aquí están los de Montella.

Llegar con vida al partido de vuelta en el Allianz Arena, como ya sucedió con Old Trafford, es el objetivo del Sevilla para el partido de hoy (20.45 horas,Bein Sports). La potencia de los bávaros es impresionante, y el 6-0 que lograron este fin de semana ante el Borussia Dortmund es una clara muestra, pero la gran imagen que dejaron los hispalenses ante el Barça, con un empate en el que merecieron mucho más, es esperanzadora.

Barça

Sin confianzas. El sorteo fue, a priori, benévolo con el Barça. La Roma era el rival que todos querían, y por ello ese es el mayor peligro de la eliminatoria que da comienzo mañana en el Camp Nou. El objetivo no es otro que una victoria contundente que deje el pase a las semifinales muy encarrilado para los culés.
Ante el Sevilla quedó claro que este equipo, sin Messi, es muy vulnerable, por lo que el estado físico del argentino es clave. Todo apunta a que el '10' estará listo para jugar de inicio después de haber sido suplente el sábado en el Sánchez Pizjuán.