Cristiano marca el tanto ante la Juventus
Cristiano marca el 0-1 ante la Juventus en Turín. EFE

Cristiano Ronaldo volvió a dejarlo claro: la Champions League es su competición. Ni tres minutos habían pasado cuando el delantero portugués metía la bota en el área de Buffon para prolongar al segundo palo un centro de Isco. El Juventus Stadium se quedó congelado mientras los jugadores blancos (esta vez vestidos de azul turquesa) festejaban el 0-1. Y después, un tanto para la historia, la chilena del 0-2.

Diez partidos seguidos lleva Cristiano Ronaldo sin faltar a su cita con el gol en Europa. Todos desde la vuelta de semifinales del curso pasado, en el Vicente Calderón. Luego marcó un doblete -también a la Juve- en la final de Cardiff y en la presente edición ha firmado al menos un gol en cada partido. Sufrieron su ira en la fase de grupos Borussia Dortmund (tres goles), APOEL (cuatro) y Tottenham (dos). En octavos le hizo tres al PSG, dos en la ida y uno en la vuelta.

Adiós a la sequía en Liga

Por segundo año seguido, Cristiano ha esperado al tramo decisivo de la temporada para mostrar su mejor versión. Más afilado, gestionando sus descansos (palabra que no existía en su vocabulario hasta la llegada al banquillo de Zinedine Zidane), el delantero se muestra demoledor en los momentos de la verdad. Y en esta ocasión, además, despejando las numerosas dudas sembradas en la primera parte de la temporada. Los cuatro goles en la primera vuelta de la presente Liga parecen ahora casi una anécdota.

La temporada pasada, sus goles fueron decisivos en la conquista de la duodécima Copa de Europa blanca. Marcó cinco goles al Bayern de Múnich en cuartos de final, tres al Atlético de Madrid en semifinales y los dos a la Juve en la mencionada final.