El Córdoba sorprendió ayer en el estadio de Pasarón al Pontevedra y se jugará una plaza en la Segunda División la próxima temporada ante el Huesca, que eliminó al Palencia después de ganar por 2-1 (1-1 en la ida). El equipo de Pepe Escalante, que empató a cero en el choque de ida disputado en El Arcángel, demostró su enorme personalidad en tierras gallegas sobreponiéndose a dos goles en contra en los primeros minutos. En el minuto cinco, Azparren, y en el 17, Víctor Ormazabal, pusieron al conjunto blanquiverde contra las cuerdas.

En menos de 20 minutos, el Córdoba ya perdía 2-0. Un mazazo que suavizo Pineda acortando distancias antes de la media hora. Recuperado el ánimo, los andaluces buscaron el tanto del empate hasta que Asen materializó el dominio con el segundo gol antes del descanso. En la segunda parte, el Córdoba supo manejar el partido y se situó a las puertas de Segunda.

La cabeza de la tabla arde

El empate de los tres primeros clasificados el pasado sábado pospone el título de Liga hasta la última jornada. El Madrid, el favorito al ser el único que depende de sí mismo, se enfrentará en el Bernabéu al Mallorca; el Barça, con los mismos puntos que los blancos, jugará en el campo del Nàstic; mientras que el Sevilla, con dos puntos menos que los anteriores, recibe al Villarreal.