Trigésimo cuarta edición de la Copa del América de vela
El australiano James Spithill (izda.), patrón del Oracle estadounidense, estrecha su mano con el neocelandés Dean Barker, su homólogo en el New Zealand antes del inicio de la 34.ª Copa del América de vela. EFE

El Oracle Team USA, en su papel de Defender (defensor del título), y el Emirates Team New Zealand, como Challenger (aspirante), comenzarán este sábado en las aguas de la bahía de San Francisco el capítulo definitivo para conocer el ganador de la 34 edición de la prestigiosa America's Cup. La Copa del América. El torneo que arrancó en 1851, nada menos. La fórmula 1 del mar, esa misma que revolucionó las aguas de Valencia durante dos ediciones. La final mide a dos clásicos en la pelea por la Jarra de las Cien Guineas, sobre todo la embarcación neozelandesa que busca su tercera victoria tras las logradas en 1995 y 2000 y devolver el trofeo a Oceanía, mientras que los anfitriones lo hicieron tan solo en 2010.

Cada vez que defiendes el trofeo, tienes una diana en la espalda

El Team New Zealand llega a esta cita tras haberse impuesto en la Copa Louis Vuitton previa para decidir el Challenger, donde derrotó al Luna Rossa italiano de forma clara y partirá con cierta ventaja por la penalización sufrida por su rival. Así, unas irregularidades cometidas por los dos barcos del equipo estadounidense en las America's Cup World Series, provocaron que el Jurado Internacional les penalizase con dos puntos, por lo que tendrán que sumar once victorias, por lsa nueve que tendrán que lograr sus rivales, si quieren conseguir defender el trofeo.

En cambio, el Oracle lo puede compensar por contar en su tripulación con uno de los más experimentados regatistas que han navegado nunca en la bahía de San Francisco, el táctico John Kostecki, que estima que ha navegado en la bahía más de 45 años y la califica como uno de los mejores lugares para navegar en el mundo, por lo que su conocimiento se puede presentar clave para batir a los neozelandeses. Además, lo desconocido se amplifica en esta Copa porque se trata de una clase nueva de barcos, los polémicos AC72, una clase en desarrollo que puede alcanzar velocidades de más de 45 nudos (83 km/h), motivo por el que han sido altamente criticados.

"Cada vez que defiendes el trofeo, tienes una diana en la espalda. Los desafíos se juntan y la meta es simple: quieren salir y quitarte la America's Cup. No importa lo que se transmita en tierra, para llevarte el trofeo tienes que ganar en el agua. Eso es lo que estamos deseando, salir al agua y competir", apuntó el patrón del equipo americano Jimmy Spithill.

Por su parte, su homólogo rival, Dean Barker, aseguró que "ambos equipos están preparados para darlo todo": "Tenemos muchas ganas de salir a competir y estoy seguro de que ellos también. Va a ser un primer fin de semana muy interesante para hacerse una idea de cómo están los dos barcos. Si hay diferencias en ceñida, en empopada, en las maniobras, en las salidas; todos los diferentes aspectos que tratamos de evaluar en casa, todo se hará evidente tras los primeros cuatro encuentros", advirtió.