Contador, la versión española de Armstrong

  • Como el estadounidense, superó una grave enfermedad.
  • Tour, Giro... y ahora apunta a la triple corona con la Vuelta.
  • Uno de los ciclistas que más ha deslumbrado tras Induráin.
Alberto Contador luce la 'maglia rosa' del Giro. (EFE)
Alberto Contador luce la 'maglia rosa' del Giro. (EFE)

Desde el ocaso de Miguel Induráin a mediados de la década de los noventa, ningún ciclista español ha despertado tanta euforia y ha logrado reenganchar tanto a la afición como Alberto Contador.

Venció

en 2007 el Tour, unos vieron en él al sucesor del ídolo navarro, otros creyeron que sería flor de un día... pero el vehemente y luchador corredor madrileño
ha ratificado su talento adjudicándose un año después el Giro y confirmando que es uno de los grandes. A sus 25 años.

En esta década, nuestro país ha exportado al mundo figuras deportivas de talla mundial. En el tenis tenemos a Nadal, en la Fórmula 1 a Alonso, en el baloncesto a Gasol. Pues bien, el siguiente en llamar a la puerta ha sido Alberto Contador, con permiso de Óscar Freire y Alejandro Valverde.

El de Pinto, pese a su fulgurante progresión, ha vivido una carrera marcada hasta ahora por los claroscuros. Así, junto a grandes hazañas como los citados éxitos en Francia e Italia hay que añadir su caída en la Vuelta Asturias, que le provocó un ataque con convulsiones tras tragarse la lengua y un posterior cavernoma cerebral.

Al estilo Armstrong

Superado el trance, y con algunas recaídas puntuales, Contador no se amilanó y, al más puro estilo Armstrong, prosiguió su particular pedaleo desde el abismo hacia la cima del reconocimiento mundial.

Tras sendas

victorias en el Tour Down Under y en el campeonato de España sub-23, en 2005 inició su andadura en el Tour de Francia. Firmó una modesta 31ª posición, pero lo mejor estaba por llegar.

Y no en 2006, donde no pudo participar por relacionarse su nombre con la famosa operación Puerto, sino un año más tarde, en 2007, donde este amante de los canarios y jilgueros dio un puñetazo en la mesa y ganó un Tour marcado por los escándalos de dopaje y la expulsión del danés Rasmussen.

Reválida

Una vez tocada la cima, este 2008 se presentaba como una reválida para el madrileño, y de momento parece que Contador ha llegado ahí para quedarse.

El Tour no permitió a Astaná competir, y por tanto a Contador; pero este infatigable escalador, con escasa preparación, ha dado un repaso a todos en el Giro y ha demostrado estar a día de hoy un peldaño por encima del pelotón.

Su próximo gran reto, la Vuelta. Y su próximo reto, vencerla y ser el primer español en alzarse con la triple corona y presumir de curriculum con Tour, Giro y Vuelta. Ni Bahamontes, ni Ocaña, ni Delgado ni Induráin la lograron. ¿Alguien duda de que esa corona se acerca a Pinto?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento