Contador
El ciclista luxemburgués Andy Schleck del equipo Saxo Bank (c-i), y el español Alberto Contador. EFE

El francés Thomas Voeclker (Bonjour) se adjudicó la decimoquinta etapa del Tour de Francia mientras que Alberto Contador (Astaná) se hizo con el maillot amarillo y aventaja al luxemburgués Andy Schleck (Saxo Bank) en ocho segundos.

La etapa de hoy, 187,5 km entre Pamiers y Bagnères-de-Luchon, vivió una escapada desde el kilómetro 95 que culminó con la victoria de Voeckler.

Contador se benefició de una salida de cadena de Andy Schleck en la subida al puerto de Balès y se hizo con el liderato en la segunda etapa alpina.

Contador no fue consciente de su avería

El corredor español aseguró a la llegada a Bagneres de Luchon que él había arrancado "antes" de que a Andy Schleck se le saliera la cadena y que en ningún momento fue "consciente" de su avería en carrera.

Él arrancó primero, me pilló encerrado y yo había tirado ya, iba lanzado para arriba, no sabía nada de su avería

"Él arrancó primero, me pilló encerrado y yo había tirado ya, iba lanzado para arriba, no sabía nada de su avería aunque no creo que tardase mucho en meter la cadena", aseguró a los periodistas el doble vencedor del Tour de Francia.

"Nos hemos saludado ahora y él estaba muy triste, son circunstancias de la carrera, eso le puede pasar a cualquiera", manifestó el corredor madrileño.

Contador reconoció que en la bajada ha preferido que se la jugara Samuel Sánchez. "Samu iba muy bien y preferí que tirase él en algunas curvas", precisó.

"Me he puesto líder por poco así que la carrera tampoco cambia tanto, además queda mucho Tour y lo importante es ser amarillo en París", dijo Contador, quien subrayó: "Ahora no se puede fallar, hay que pasar el día a día sin errores, ya que ocho segundos no es mucho al quedar todavía dos etapas de montaña.