Alberto Contador, vencedor del último Tour de Francia, se mostró decepcionado y crítico con la organización de la ronda gala, tras conocer que su
equipo Astana no ha sido invitado a participar en la próxima edición.

"Es un buen varapalo para mí y para todos los que formamos la plantilla del Astana. Creo que es injusta la decisión de dejarnos fuera y que sigan basándose en el pasado del equipo. El nuevo Astana esta completamente renovado y con mucha ilusión. Nos da sensación de impotencia", dijo Contador.

El ciclista madrileño, que se encuentra disputando la Challenge a Mallorca, agregó: "No sirve darle vueltas al asunto y la decisión ya la han tomado. Reconozco que al principio no me lo podía creer, pero es evidente y hay que asumirlo. Que no sirve para nada lo que hemos hecho hasta aquí también es cierto".

Contador, un tanto abatido, no perdió su desparpajo para agregar: "He trabajado y me he sacrificado en los últimos días para nada. Me he forzado a tope para mejorar mi rendimiento en la contrarreloj pensando en el Tour y ahora tendré que conformarme recordando que fue una buena experiencia".

El corredor dijo que "ahora es una especie de vuelta a empezar. Tenemos que retocar toda la planificación y replantear el calendario por completo".

La Vuelta a España podría ser una alternativa: "Estamos calientes y no hemos podido pensar todavía en la repercusión. Esta claro que si nos aceptan en la Vuelta seguramente la correremos, pero para mí no será igual".