El clásico entre Real Madrid y Barça será el sábado 21 de noviembre a las 20.30 horas

  • Así lo ha revelado en máximo responsable de Mediapro, Jaume Roures.
  • Revela que la polémica por la emisión de los partidos de la Champions League no tiene ningún viso de solución.
  • "Es mentira que se esté negociando. Han hecho esta campañita desde Movistar, pero desde el 13 de agosto yo no he hablado con nadie de Movistar", dice.
Luka Modric lucha por un balón con Neymar en un Barça - Madrid.
Luka Modric lucha por un balón con Neymar en un Barça - Madrid.
ALBERTO ESTÉVEZ / EFE

El primer clásico de la Liga, Real Madrid-Barcelona, se jugará el sábado 21 de noviembre a las 20.30 horas en el Santiago de Bernabéu, ha anunciado el máximo responsable de Mediapro, Jaume Roures.

"Cuando Telefónica escoge el partido lo hace a las 20.30 horas. No me imagino que no lo escoja así", ha señalado el presidente de Mediapro en el programa El Suplement de Catalunya Radio.

En la entrevista concedida a esta emisora, ha explicado que la polémica que se ha desatado entre Telefónica y Mediapro, esta última tenedora de los derechos de la Liga de Campeones, no tiene por ahora ningún viso de solución. "Desde el 13 de agosto no he hablado con nadie de Movistar", ha señalado.

Por este motivo, ha tildado de "mentiras" y "medio verdades" las informaciones que se han publicado recientemente, en relación a que Mediapro habría solicitado unos 200 millones de euros a Movistar por los derechos de la Liga de Campeones.

"Es mentira que se esté negociando. Han hecho esta campañita desde Movistar, pero desde el 13 de agosto yo no he hablado con nadie de Movistar. A Telefónica se le ha dado un supermonopolio, un 80% del mercado, para hacer y deshacer lo que le dé la gana y ya advertimos que eso podía ser un problema. Y esto es lo que está pasando", ha explicado Roures.

En la primera jornada de la Liga de Campeones, el partido del Madrid se dio en abierto y el del Barcelona tuvo que verse por plataformas de pago, hecho que generó un gran problema porque Internet fue una vía que se colapsó y el operador mayoritario, Telefónica, no tenía los derechos.

La semana que viene se invertirá la situación, y será el Madrid el que se verá de pago. Ante esta situación, Roures se ha desentendido ya que entiende que quien tiene que dar soluciones es Movistar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento