Esteban tuvo que realizar buenas intervenciones en el primer tiempo y, tras el descanso, los delanteros del Celta se estrellaron contra la muralla local. Así se alcanzó la prórroga y, cuando ya parecían seguros los penaltis (pasaban tres minutos del tiempo extraordinario), llegó el tanto de Oubiña, que clasificó al Celta.