El conjunto colegial mandó en el marcador desde el salto inicial y, si el primer día los granadinos se mostraron muy fuertes en defensa, ayer  cambiaron las tornas. La nota positiva estuvo en la reacción. Ante el poderío de los madrileños, el conjunto nazarí no se deshizo.

«Hoy nos han sacado completamente de nuestras situaciones de juego y nosotros no hemos sabido buscar soluciones», explicaba tras el partido el técnico Roberto Hernández. El entrenador del primer equipo, Sergio Valdeolmillos, asistió como espectador al partido.

Si el miércoles Juan Ignacio Jasen fue uno de los estandartes ofensivos del conjunto nazarí, ayer sucedió lo contrario. Con más voluntad que acierto, Jasen erró tiros una y otra vez. Todo lo contrario que el brasileño Caio Torres, destacado entre los madrileños.

El futuro del Granada en la competición pasa por derrotar hoy al Ricoh Manresa, que en el otro partido de la jornada cayó por un punto a manos del Joventut (62-62).