Participantes populares de la Carrera de la Mujer
María del Mar, Natividad, Laura, Amy Jo, Begoña, Pilar y Cristina, Yolanda y Cristina (de izq a drch y de arriba a abajo) tras la Carrera de la Mujer Nacho Cembellín

La Carrera de la Mujer es una competición y como tal tiene una ganadora. Este domingo se hizo con la victoria Elena García Grimau, con una marca de 23 minutos y 17 segundos. Sin embargo, lejos de ella (muy lejos) llegaron otras muchas corredoras, algunas una hora y media después del pistoletazo de salida.

Hay muchas mujeres que no saben que hacen seis km al día andando"Hay muchas mujeres que no se atreven a participar porque se piensan que estas cosas no son para ellas y no es así. ¿Cuántas mujeres hay que salen a andar y sin darse cuanta se hacen seis kilómetros", asegura Yolanda Vázquez. Su opinión no es una cualquiera. Ella es quien tuvo la idea original de la carrera y quien mejor puede explicar el fenómeno de las carreras populares. "Da igual como corras, esa es la clave del éxito. Yo he corrido todos los años, uno con carrito, otro embarazada y con carrito, otro con carrito y patín acoplado al carrito para llevar a mis dos hijos...", relata Yolanda, que este año también ha participado pero andando debido a una reciente operación de menisco. "Se trata de una fiesta", concluye.

Porque, como buena cita popular que se precie, en la Carrera de la Mujer no se debe obviar su faceta más festiva, que es la que atrae a mayor número de participantes y es a la que el evento debe su gran éxito. Por las calles de Madrid se ha visto a muchas chicas ‘quemado la zapatilla’, pero muchas otras (la inmensa mayoría) han ido a divertirse al tiempo que apoyaban una buena causa: cuando acaben las ocho citas que integran la carrera de la Mujer, la organización donará 50.000 euros a la lucha contra el cáncer.

"No sé ni cuanto tiempo he hecho"

Antes corría para marca, ahora para pasarlo bien en familia"Entre esas corredoras populares está Begoña. “No sé ni el tiempo que he hecho”, dice entre risas a su llegada a meta. Tampoco parece importarle. Begoña empezó a correr tras sufrir una mastectomía por un cáncer. “Te recomiendan correr porque te viene bien para recuperar la movilidad en el brazo”, asegura. Así es como esta mujer de 41 años conoció esta carrera, en la que participa ininterrumpidamente desde su tercera edición (y ya van diez), aunque no es una gran aficionada a correr (“Últimamente me he vuelto algo vaga”, reconoce).

También superó un cáncer Cristina. Ella ya conocía la carrera gracias a sus fines solidarios mucho antes de que le diagnosticaran la enfermedad. “Antes corría porque me gustaba y buscaba hacer marca”, asegura esta joven de 34 años. “Luego, cuando superé la enfermedad, cambié el chip y ahora la corro para pasármelo bien”. Cristina ha convertido la carrera en toda una cita familiar: cada año se reúne con sus primas y sus tías para echarse unas risas y pasar tiempo juntas.

Madre e hijas

Pasar un buen rato en familia parece ser el objetivo de la mayoría de participantes, muchas de ellas madres con sus hijas, algo que cobra mayor significado este año debido a que la cita ha coincidido con el Día de la Madre.

Natividad ha corrido la carrera con 79 añosEs el caso de María del Mar, de 50 años, que ha participado junto a su hija Laura, de 16, y su madre Natividad, de 79. “Corremos juntas, pero no a la vez, cada una a su ritmo”, explica. Ella descubrió la carrera por casualidad, un día de compras en el Corte Inglés (uno de los lugares donde las participantes se pueden inscribir). Probó y desde entonces es una asidua. Tan encantada quedó que para su segunda participación ‘reclutó’ a unas 25 amigas.

“A mi de pequeña me gustaba el atletismo, pero cuando lo dije en casa me dijeron que mejor me centrara en los estudios. Y muchos años después fue mi hija Laura la que me dijo lo mismo. Entonces yo le dije que adelante, pero que también se centrara en los estudios”, recuerda María del Mar. A su lado sonríe su hija, Laura, que le ha demostrado que se pueden hacer ambas cosas bien: corre en un club de atletismo y además le van las cosas muy bien en el instituto. Por su parte, la abuela Natividad ha completado los 7 kilómetros del recorrido en algo más de una hora. “Soy muy activa y eso que ya tengo 79 años”, reconoce orgullosa. El año pasado quedó segunda en la categoría de mayores de 75.  

Con su hija de un año

También es especial este Día de la Madre para Pilar, ya que es su primero con Cristina, su hija, que nació el año pasado horas después de que su madre acabara la carrera. Este año lo ha celebrado corriendo con su hija. “Mientras corría tuve alguna contracción y ya por la tarde nació mi hija”, recuerda. Su mensaje para el resto de mujeres es claro: “Les digo que se animen aunque no corran. Es una fiesta y hay que ir”.

La misma filosofía aplica Amy Jo, una joven canadiense que llegó a España hace cuatro años procedente de Vancouver. "No suelo correr, pero a esta cita nunca falto. Es una excusa para salir a disfrutar de las calles de Madrid para nosotras. Una gozada", asegura acalaroda tras finalizar la carrera y consultar su reloj. "Unos 40 minutos", dice.