Kyrgios
Nick Kyrgios, en el torneo de Washington. EFE

Nick Kyrgios nunca deja indiferente. Para bien y para mal. El australiano es un gran tenista que, sin embargo, pierde los papeles con facilidad por lo que se ha ganado ser el 'chico malo' del circuito.

Este fin de semana se encuentra disputando el torneo de Washington, del que ya está en semifinales, en las que se medirá a Tsitsipas. En el partido de octavos ante Nishioka mostró su cara y su cruz: un puntazo que ponía de manifiesto su gran nivel...y un botellazo a la silla del juez.

El australiano se excusó diciendo que se le había resbalado la botella, pero las imágenes hablan por sí solas.