Ramón Calderón Ramos, presidente del Real Madrid, fue retenido la pasada madrugada por las fuerzas de seguridad estadounidenses en el aeropuerto JFK de Nueva York por un malentendido con su apellido. No es el primer famoso que retienen en ese aeropuerto, donde hace unos días confundieron al actor Benicio Del Toro con un terrorista alemán.

Calderón, que iba acompañado por su mujer en un viaje particular para ver ópera, «fue retenido durante unas dos horas», según desveló el Madrid en una nota oficial, debido a una confusión con su apellido, que coincide con el de un delincuente suramericano buscado en EE UU.

«En mi billete ponía Ramos Calderón, en vez de Ramón, y por eso pasó todo», declaró el presidente madridista. Un funcionario del Departamento de Inmigración constató que el apellido figuraba en una de las listas. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tuvo que intervenir para solucionar el error.

Una vez contrastados sus datos personales, Calderón  pudo abandonar el aeropuerto sin problema alguno para seguir con su viaje. El presidente de la entidad blanca «recibió las pertinentes disculpas» de las autoridades.

¿Dinho y la hija de Rijkaard, liados?

La suplencia de Ronaldinho, que ayer volvió a entrenarse, podría tener causas personales. Según apuntó ayer la web servifutbol.com, el crack brasileño mantiene una relación con la hija de Rijkaard, Lindsay (20 años), que el entrenador no aprobaría.