Caja Segovia de fútbol sala
El hispano brasileño Daniel (izquierda) celebra un gol con su compañero Claudido durante la final de la Copa de Europa de 2000 que conquistó la entidad segoviana. EFE

El Caja Segovia ha anunciado este lunes que no competirá en la máxima categoría del fútbol sala nacional, la División de Honor, después de que no haya encontrado los recursos económicos "necesarios" para formar un nuevo proyecto. Una renuncia que podría suponer la desaparición de un histórico

El fútbol sala español no será lo mismo sin el equipo segoviano

"Tras 32 años, el equipo más laureado de Segovia y Castilla y León dejará de existir. Si nadie lo remedia antes del próximo martes, dejará de competir en la Primera división del fútbol sala español, ya que hasta el momento no ha encontrado los recursos económicos necesarios para formar un nuevo proyecto", comunicó el club.

Los problemas del Club Deportivo La Escuela, explican, no han surgido al final de temporada, ya que, aunque ha estado plagada de alegrías en lo deportivo, en el apartado económico ha sido un "constante quebradero de cabeza". "El fútbol sala español no será lo mismo sin el equipo segoviano", admite.

"Segovia ha sido una ciudad privilegiada, disfrutando del fútbol sala del más alto nivel a lo largo de estos más de treinta años. Sin ser el momento de reproches, La Escuela desaparece con la sensación de que solo hubiese sido necesaria un poco más de unión y de esfuerzo común", concluye.

El equipo segoviano se despide con un palmarés adornado por un título de Liga (1999), una Copa Intercontinental (2000), una Copa de Europa (2000), tres Copas de España (1998, 1999, 2000) y tres Supercopas de España (1998, 1999, 2000).

Los milagros económicos no existen

Para Rafael Encinas, presidente de la entidad: "Somos el club más laureado de Castilla y León, pero tenemos claro que no podemos competir si no tenemos cubierto un presupuesto mínimo", valorado en 800.000 euros.

Encinas ha señalado que aún no se han valorado otras opciones como la de inscribir al equipo en la Segunda División, y se ha mostrado pesimista acerca de la posibilidad de que en veinticuatro horas se pueda encontrar un patrocinador: "Los milagros económicos no existen".