El club tomó esta determinación como medida preventiva mientras se resuelve el expediente abierto el pasado martes 27, día en el que se recibieron las primeras noticias sobre lo ocurrido. El Caja San Fernando remitió a Alexander el pliego de cargos que se le atribuyen y le comunicó que no podía entrenar ya con el resto de la plantilla, pues de momento no se cuenta con sus servicios desde el punto de vista profesional.