Renault
Miembros de Renault, en Australia. Griffith y Pool / REUTERS

La escudería Brawn GP, nacida hace 23 días de las cenizas de Honda, es la gran sensación del momento en el controvertido circo de la Fórmula 1

Lewis Hamilton, que tras salir antepenúltimo logró la inesperada hazaña de subir al podio, hubiera sido el gran protagonista del Gran Premio de Australia en circunstancias normales, pero el extraordinario rendimiento de Jenson Button y Rubens Barrichello les ha permitido eclipsar a figuras más mediáticas y acaparar todos los focos del fin de semana.

El piloto inglés y el brasileño, primero y segundo, han propiciado un inapelable doblete a la escudería de moda en el deporte de las cuatro ruedas. 

La última vez, además, que un equipo debutante firmaba tal hazaña, ganar en su estreno, se remonta a 1954, curiosamente año de nacimiento de Ross Brawn, dueño de la criatura. 

Hace 55 años, los Mercedes pilotados por el argentino Juan Manuel Fangio y el alemán Karl Kling cuajaron una brillante actuación y coparon las dos primeras posiciones, tal y como lo han conseguido hoy Button y Barrichello. Aconteció en el Gran Premio de Francia de 1954, cuarta prueba de la temporada.

Wolf, el segundo

El otro equipo que lo logró fue el construido por el canadiense Walter Wolf en 1977. El sudafricano Jody Scheckter manejó el bólido, y en el GP de Argentina de ese año, tras una accidentada carrera, estrenó el casillero de triunfadores del Mundial.

Esta conquista ha estado salpicada por la polémica, como no podía ser de otra manera. La caja de los truenos se destapó durante la semana, cuando Renault, Ferrari y Red Bull presentaron una protesta contra los difusores de Brawn GP, Williams y Toyota. La presunta ventaja que adquirirían con este sistema, que cifraban en cinco décimas por vuelta, el motivo fundamental.

Al final, los comisarios desoyeron la queja, validaron los difusores y el telón se subió en Australia. Y tanto en los entrenamientos libres del viernes como en los oficiales del sábado, además de en la citada carrera, los difusores ganaron claramente la partida a los KERS, mecanismo que proporciona potencia extra y que usan Renault y Ferrari.

La escudería francesa, consciente de que los difusores marcan diferencias, ya perfila su incorporación, que podría ser en China, la tercera carrera del año, según anticipa la web de Marca.

McLaren, que tampoco ha destacado especialmente este fin de semana pese al tercer puesto de Hamilton, también los usará, y presumiblemente también en tierras chinas, según la edición digital de As.